Público
Público

La familia se aferra a que no hay nada que diga que los niños no están con vida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La familia materna de los dos niños de 6 y 2 años, residentes en Huelva, que desaparecieron el 8 de octubre en Córdoba, donde se encontraban pasando el fin de semana con su padre, mantiene las esperanzas aferrándose al hecho de que "no hay nada que apunte a que los niños no están con vida".

En declaraciones a Efe, la portavoz de la familia materna, Esther Chaves, ha precisado que "la esperanza es lo último que se pierde" y, en este caso, lo harán "cuando no quede más remedio porque haya pruebas o las cosas sean como sean".

Un día después de la detención por parte de la Policía Nacional del padre de los menores, Chaves ha insistido en que hay que ser "cautos y precavidos", porque eso "puede significar muchas cosas o nada, hay que mantener la calma y la tranquilidad".

Asimismo, ha indicado que "no se debe criminalizar a nadie porque tengas lagunas o porque haga las cosas de una forma u otra", de ahí la petición de la cautela y el derecho a la presunción de inocencia; "hasta ahora no hay nada por lo que criminalizarlo, cuando llegue su momento se verá".

Ha destacado que la prioridad en estos momentos es "encontrar a los niños" y ha asegurado que los miedos a día de hoy "no son mayores" que los que tenían hace once días cuando desaparecieron.

Con respecto a la madre, a la que tratan de mantener al margen de lo que aparece en los medios de comunicación, ha precisado que está "tranquila con la esperanza de poder abrazar a sus niños, pendiente de que cualquier persona ayude y diga cualquier dato, a la espera de noticias".