Público
Público

Una familia brasileña entrega al niño reclamado por su padre estadounidense

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La familia brasileña del niño Sean Goldman entregó hoy al menor, que era reclamado en los tribunales por su padre estadounidense, David Goldman, en el consulado de Estados Unidos en Río de Janeiro.

Los abuelos maternos y el padrastro del menor, que disputaban la custodia con el padre, entregaron al niño de 9 años en cumplimiento de una sentencia en última instancia del Supremo Tribunal Federal (STF), la máxima corte de Brasil y hasta donde llegó el litigio.

La reclamación del padre estadounidense llegó a ser abordada en la conversación que los presidentes de EEUU, Barack Obama, y de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, tuvieron durante su primer encuentro oficial.

La reivindicación del padre biológico también era defendida por varios congresistas de Estados Unidos, algunos de los cuales llegaron a vetar proyectos de ley para acuerdos comerciales con Brasil como forma de presionar a las autoridades brasileñas.

La custodia de Sean Goldman, hijo de un estadounidense y de una brasileña, transitaba en los tribunales desde 2004, cuando su madre, Bruna Bianchi, lo trajo a Brasil supuestamente a vacaciones pero nunca regresó a Nueva York, en donde vivían.

Bianchi, que volvió a casarse en Brasil, falleció en 2008 durante el parto de su segunda hija.

Desde entonces el menor está a cargo de su padrastro de forma provisional, mientras las autoridades dirimían quién tenía derecho de quedarse con él.

David Goldman, que se encuentra en Río de Janeiro hace una semana, ya que un tribunal ya había dado una sentencia a su favor, llegó hacia las 07.30 hora local (09.30 GMT) al consulado de Estados Unidos en Río de Janeiro para esperar a su hijo.

La familia brasileña llegó con el menor una hora después y tuvo problemas para entrar a la sede diplomática debido al gran número de periodistas y curiosos que se aglomeraba en la puerta.

El niño, llorando y protegido en los brazos de su padrastro, vestía una camiseta de la selección brasileña y necesitó que una veintena de vigilantes del consulado abrieran un corredor para poder llegar hasta la sede diplomática.

El plazo para la entrega del menor vencía a las 09.00 hora local (11.00 GMT) de este jueves, según determinó la víspera el Tribunal Federal de Río de Janeiro.

Según fuentes diplomáticas, David Goldman tiene previsto regresar a Estados Unidos este mismo jueves para poder pasar la Navidad en su casa con su hijo, aunque aún no hay confirmación de la hora de su vuelo y al parecer lo hará en un avión fletado.

La familia brasileña del menor anunció ayer, cuando ya no quedaban recursos judiciales a disposición para seguir la disputa en los tribunales, que estaba dispuesta a una solución pacífica para facilitar la transición.