Público
Público

"Sin la familia cristiana Europa se quedaría sin hijos"

Rouco Varela asegura que futuro de Europa, su futuro moral, espiritual e, incluso, biológico, pasa por la familia católica y tradicional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Antonio María Rouco Varela, consideró hoy que el actual panorama de la familia en Europa no es 'halagüeño'. Se refirió únicamente a la familia católica y tradicional, la única para la Iglesia, como dejó claro esta mañana el vicario del Papa para la diócesis de Roma, el cardenal Agostino Vallina. Vallina llamó esta mañana a santificar el matrimonio 'frente a tantos presuntos modelos de familia'.

Los problemas a los que se enfrenta  son, en opinión de Rouco Varela, las medidas legales que facilitan el divorcio, la aceptación legal del matrimonio gay, la extensión de la crisis y del paro.

'El panorama que presenta la realidad de la familia en la Europa contemporánea no es precisamente halagüeño', aseveró el prelado en el transcurso de la Homilía de la Fiesta de la Sagrada Familia, celebrada en Madrid bajo el lema 'El futuro de Europa pasa por la familia'.

Rouco constató que el ya de por sí 'preocupante diagnóstico' del estado de salud de la familia europea de 1999 que se realizó en la II Asamblea Especial para Europa del Sínodo de los Obispos 'se ha ido agravando más y más'.

Para el cardenal la situación se 'agrava' por 'la facilitación jurídica del divorcio hasta extremos impensables' y 'asimilables al repudio'; la 'aceptación' o la 'eliminación' primero cultural y luego legal de la  consideración del matrimonio como la unión entre varón y una mujer, 'abierta a la procreación'; el crecimiento 'imparable' de las rupturas matrimoniales y familiares y sus 'dramáticas consecuencias' para los niños y de los jóvenes. Y a ello se añade, según Rouco, la crisis económica, con la inevitable secuela del paro y la crisis del matrimonio y de la familia.

Con todo, advirtió que sin la familia cristiana Europa 'se quedaría prácticamente sin hijos o, lo que es lo mismo, sin el futuro de la vida'. 'Sin vosotras, Europa se quedaría sin el futuro del amor, conocido y ejercitado gratuitamente; se quedaría sin la riqueza de la experiencia del ser amado por lo que se es y no por lo que se tiene. El futuro de Europa, su futuro moral, espiritual e, incluso, biológico, pasa por la familia realizada en su primordial y plena verdad. ¡El futuro de Europa pasa por vosotras, queridas familias cristianas!', recalcó.

Además, en el transcurso de su Homilía criticó que el derecho del 'nasciturus' está suplantado en la conciencia moral de la sociedad y de la ley. 'El derecho a la vida del niño, todavía en el vientre de su madre -del 'nasciturus'-, se ve lamentablemente suplantado en la conciencia moral de un sector cada vez más importante de la sociedad, y en la legislación que la acompaña y la estimula, por un supuesto derecho al aborto en los primeros meses del embarazo', dijo.

A renglón seguido aseveró: 'La vida de las personas con discapacidades varias, de los enfermos terminales y de los ancianos, sin un entorno familiar que las cobije, se ve cada vez más en peligro.

Un panorama a primera vista oscuro y desolador'. Pero el cardenal explicó que esta situación se da 'sólo a primera vista' porque 'en el trasfondo alumbran los signos luminosos de la esperanza cristiana' y alentó a las familias presentes en la celebración en la madrileña Plaza de Lima a 'dar testimonio de esa esperanza y corroborarla'.

Rouco Varela también advirtió de 'otro lenguaje' que hace referencia a 'diversos modelos de familia' y señaló que 'parece adueñarse, avasallador y sin réplica alguna, de la mentalidad y de la cultura de nuestro tiempo'. En este sentido, dijo a los cristianos presentes que ello 'no responde a la verdad natural de la familia, tal como viene dada al hombre 'desde el principio' de la creación'.

En este sentido, achacó a la situación 'la problemática tantas veces cruel y dolorosa de los fracasos materiales, morales y espiriuales que afligen hoy al hombre y a la sociedad europea de nuestro tiempo con una gravedad pocas veces conocida por la historia'.

Ante ello, recomendó vivir la familia 'en toda la verdad, la bondad y la belleza que le viene dada por el plan salvador de Dios' e iluminarse por la memoria, 'hecha actualidad', de la Sagrada Familia de Nazareth.

'Con la Sagrada Familia, formada por Jesús, María y José, se inicia el capítulo de la nueva y definitiva historia de la familia: el de la familia, que, fundada por el Creador en el verdadero matrimonio entre el varón y la mujer, va a quedar liberada de la esclavitud del pecado y transformada por la gracia del Redentor', afirmó.