Público
Público

La familia Fanjul anuncia que demandará al Estado por la "deficiente" atención a las víctimas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La familia de las dos víctimas mortales de León de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, la variante humana del denominado mal de las 'vacas locas', presentará una demanda contra el Estado por la "deficiente" atención sanitaria a las víctimas, anunciaron hoy sus abogados.

José Emilio Fanjul, de 40 años, falleció en León en febrero pasado, seis meses después de la muerte en Salamanca de su madre, Sagrario Terrado, de 64 años, al contraer ambos esa enfermedad degenerativa supuestamente mediante el consumo de carne afectada con encefalopatía espongiforme bovina, el denominado mal de las 'vacas locas'.

Osca Fanjul, hermano e hijo de las dos víctimas, informó en el despacho del abogado Ricardo Pérez Lama de Ferrol de la intención de presentar la reclamación patrimonial contra el Estado.

Precisó que cuando su madre padeció los síntomas de la enfermedad similares a los registrados por su hermano con anterioridad, la familia acudió en seis ocasiones a los servicios médicos de la Junta de Castilla y León.

"Acudimos al sistema sanitario público para que nos asistiera y nuestra sorpresa llegó cuando después de seis intervenciones en urgencias, nos tuvimos que volver a casa, con mi madre en estado muy lamentable, no andaba y con síntomas muy evidentes" de la enfermedad, dijo.

"Estamos convencidos de que aparecerán más casos por el tipo de alimentación" añadió el hombre e instó a la Administración a tomar medidas para garantizar la protección de todos los ciudadanos.

Según Fanjul, pese a presentar un informe clínico que vinculaba la dolencia de su madre al llamado mal de las 'vacas locas', el hospital leonés respondió a sus reclamaciones argumentando que "los estudios realizados no permiten sospechar una encefalopatía espongiforme", aunque consideraba que tampoco podían "excluirla".

Fanjul pidió a la Administración que empiecen a tomar medidas para facilitar que los "próximos casos", como el de la mujer Josefina Darriba de Ferrol, que presentó como afectada por esa enfermedad, sean tratados "dignamente".

Pérez Lama, abogado de Darriba, explicó que la mujer contrajo el enfermedad cuando en un centro sanitario de A Coruña le inocularon un fármaco importado desde el Reino Unido.