Público
Público

Una familia se niega a dejar su casa anegada al desbordarse un río en Cantabria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El desbordamiento del río Navas, en Cantabria, ha inundado esta mañana una vivienda en el municipio de Cabezón de la Sal, cuyos ocupantes se niegan a desalojar, y en Roiz, Valdáliga, un desprendimiento de tierra y piedras (argayo) ha caído sobre las vías de tren, lo que mantiene cortado el tráfico ferroviario.

Según el servicio de Protección Civil del Gobierno de Cantabria, los ocupantes de la vivienda, un matrimonio y un niño, se han negado a abandonar la vivienda, a pesar de que está situada a tres metros del río y de que el agua ha anegado ya la primera planta.

La inundación se ha producido a las 08:00 horas en Cabezón de la Sal tras el desbordamiento del río, provocado por las intensas lluvias registradas en las últimas horas en Cantabria, que permanece en alerta naranja.

La lluvia ha provocado otros dos argayos, uno en Terán (Cabuérniga), donde varios árboles de gran tamaño han cortado la calzada en la CA-280, y otro en Lamasón, donde están cortados dos carriles de la CA-282.

Desde medianoche, el Centro de Coordinación de Emergencias 112 ha coordinado un total de 11 incidencias.

Un desprendimiento de piedras ha provocado el corte de un carril de la CA-181, en Puente el Arrudo (Herrerías), así como el desbordamiento de un riachuelo en Muñorrodero (Val de San Vicente), que también ha provocado el corte de un carril.

Las precipitaciones más fuertes se han producido esta madrugada en la franja litoral, especialmente en la zona occidental, así como en Liébana.

Los ríos que han experimentado mayores crecidas son el Deva, el Saja y el Nansa.

De momento, sigue activado el Nivel I del Plan Territorial de Emergencias de Cantabria (PLATERCAN), activado ayer por el consejero de Presidencia y Justicia, Vicente Mediavilla.

Hasta el momento, el frente ha descargado principalmente en Asturias, especialmente en la cuenca minera.