Público
Público

Familiares y amigos velan la capilla ardiente por las 12 víctimas del accidente de tren

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un centenar de familiares y amigos de las 12 víctimas mortales del accidente de tren ocurrido el pasado 23 de junio en la estación barcelonesa de Castelldefels, han pasado por la capilla ardiente que se ha instalado esta tarde en el polideportivo de Can Vinader de esta ciudad.

Los cuerpos de las víctimas han llegado a este equipamiento municipal desde el tanatorio de Gavà, a donde se trasladaron desde la Ciudad de la Justicia una vez identificados.

Las pequeñas dimensiones del tanatorio de Gavà, con cuatro salas de vela, hacían inviable organizar allí una capilla conjunta por lo que el Ayuntamiento de Castelldefels cedió el polideportivo de Can Vinader.

Los féretros han llegado minutos antes de las 16.00 horas en tres furgonetas fúnebres. En una de ellas también viajaban las escasas flores que esta tarde se han visto en la capilla ardiente.

Algunos de los familiares han viajado hasta el polideportivo por sus propios medios y otros en un autocar en el que también viajaba Freddy Arellano, cónsul general de Ecuador, el país originario de la mayor parte de las víctimas del mortal accidente.

Las imágenes de dolor se han reproducido a las puertas del improvisado tanatorio cuando los familiares han entrado abrazados, con gafas oscuras y algunas mujeres con rosas rojas en las manos.

La policía local de Castelldefels ha impedido el acceso a la decena de medios de comunicación que se concentraban en las puertas del polideportivo y ha pedido intimidad para las familias.

A pesar de ello, desde el exterior se podían oír los gritos de los familiares ante los féretros de los fallecidos.

Los féretros se han colocado en fila y delante de cada uno de ellos se han colocado 12 sillas para los familiares.

En la parte superior del féretro se ha colocado una rosa de color blanco y una corona de flores del ayuntamiento de Castelldefels además del nombre de cada una de las víctimas.

El secretario nacional del Migrante de Ecuador, Óscar Jara, ha asistido a la capilla ardiente y ha pedido a los periodistas que respetasen la intimidad de las familias.

Jara ha recordado que "desgraciadamente" la mayor parte de los fallecidos procedían de este país y ha anunciado que a partir de ahora se hacen cargo de la repatriación.

"Faltan algunos trámites judiciales como la comprobación de la documentación y luego todo el trámite técnico sanitario para poder trasladar los restos mortales de un país a otro, en este caso al Ecuador", ha dicho Jara, quien ha añadido que están sólo a la espera de esto para poder coordinar con las compañías aéreas el traslado.

Jara ha anunciado una ayuda extraordinaria del Gobierno que "es dar al menos un billete de avión por familia para que pueda acompañar a los restos mortales".

"Esperamos que en el plazo no mayor de 8 días podamos tener todos los restos de los súbditos en Ecuador para que puedan ser acogidos por sus familias y que se puedan inhumar estos restos", ha dicho Jara, que ha agradecido el apoyo y la ayuda de las administraciones catalanas ante el accidente.