Público
Público

Las familias españolas, menos pobres gracias a la inversión forzosa en vivienda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El índice de pobreza de las familias españolas mejoró en los últimos años gracias a la inversión "forzosa" en vivienda, que ha hecho que casi ocho de cada diez hogares incrementen su valor patrimonial neto.

Así se desprende del estudio "Economía de las familias" presentado hoy por el presidente del Colegio de Economistas de Madrid, Juan Iranzo, y la ex presidenta del Instituto Nacional de Estadística (INE) Carmen Alcaide.

Ambos economistas aseguraron que, a pesar de la actual crisis económica e inmobiliaria, la compra de vivienda sigue siendo un ahorro a futuro y que no se puede demonizar la adquisición o construcción de un piso.

Este estudio, publicado en el número 117 de la revista "Economistas", es una recopilación de diversos artículos de expertos que analizan la evolución de la situación económica de las familias españolas en el periodo 2000-2005.

Así, destaca que la adquisición de una vivienda también tiene consecuencias en el fenómeno de la pobreza ya que, si se introduce este factor al estudiar el fenómeno, la pobreza relativa se reduce en cuatro puntos en ese período.

Según la coordinadora del informe, Carmen Alcaide, durante esas fechas, las familias españolas tuvieron que hacer un "ahorro forzoso" que ha contribuido a que el 78 por ciento de los hogares haya aumentado el valor de su patrimonio neto.

En opinión de Iranzo, este dato desmiente la creencia de que las familias españolas "no ahorren" y apunta que lo hacen "de modo atípico", a futuro, invirtiendo en vivienda.

Asimismo, Alcaide apuntó que el "sacrificio" que tienen que hacer las familias para comprar una vivienda queda patente en que el esfuerzo financiero que hacen supera el 50 por ciento de sus rentas.

El informe también hace un análisis de la evolución de los ingresos de las familias en el periodo 2000-2005 y apunta que "sólo" el 42 por ciento de los hogares ha experimentado un aumento en sus rentas.

Estas subidas han sido latentes sobre todo en las familias con rentas más altas y menos en las que tienen sueldos bajos, lo que ha provocado un empeoramiento en la distribución de las mismas.

El informe indica que esto se debe a que han crecido los puestos de trabajo cualificados y disminuido los no cualificados debido, entre otros aspectos, a la incorporación de la mujer al mercado laboral.

En cuanto al consumo de las familias, Alcaide señaló que el incremento de la renta y los cambios sociales, con la aparición de las familias unipersonales, han modificado las pautas de consumo y han provocado, entre otras cosas, el aumento en la demanda de servicios y la reducción en los gastos en alimentación.

Asimismo, el informe se muestra contrario a una posible futura reforma del IVA con un impuesto único del 16 por ciento, y asegura que de producirse perjudicaría a los hogares con menor renta y sólo beneficiaría a la capacidad recaudatoria del Estado.

Sobre este estudio, Iranzo concluyó que las familias son el "agente económico fundamental" de la sociedad española y son precisamente las que más están sufriendo la crisis ante la subida de la inflación y el aumento de los tipos de interés.

A este respecto, recordó que las hipotecas se han incrementado de media en el último año unos 300 euros mensuales, y avanzó que en España (junto con Irlanda) la crisis inmobiliaria tardará más en recuperarse que en el resto de la Unión Europea.

Según Iranzo, los precios de las viviendas deberán bajar aproximadamente el 30 por ciento para que se produzca el ajuste "real" del sector inmobiliario.

Por último, destacó que la falta de crédito también tiene una especial incidencia sobre la economía de las familias ya que la mitad de lo que gastan se financia a crédito.

En este sentido, destacó que España es uno de los países del mundo con mayores necesidades de financiación y que el déficit de la balanza por cuenta corriente se acerca "peligrosamente" al 11 por ciento del PIB.