Publicado: 28.05.2014 12:28 |Actualizado: 28.05.2014 12:28

Las familias pagan 50 veces más impuestos que las grandes empresas

Publicidad
Media: 5
Votos: 3
Comentarios:

Los responsables de Oxfam Intermón han pedido al Gobierno que acometa una reforma fiscal que permita financiar adecuadamente las políticas sociales tras los recortes sufridos, ya que con el actual sistema las familias aportan casi 50 veces más a las arcas públicas que las grandes empresas.

Esta es una de las conclusiones del informe sobre el sistema tributario español que han denominado "Tanto tienes, ¿tanto ganas?. Fiscalidad justa para una sociedad más equitativa", que han presentado este miércoles en rueda de prensa el director general de esta ONG, José María Vera, y la responsable de investigación, Teresa Cavero.


 

Cavero ha incidido en que el sistema tributario en España recauda poco, siete puntos por debajo de la media europea, y que el grueso de la recaudación proviene del trabajo y el consumo de los ciudadanos y no de las rentas del capital ni de los beneficios de las empresas. Las familias aportan alrededor del 90% de la recaudación y las empresas el 10%, y de ese porcentaje, menos del 2% corresponde a las grandes compañías, según el informe.

Por ello, Oxfam Intermón ha aprovechado que la reforma fiscal se tramitará en los próximos meses para pedir al Gobierno, a través de una campaña, que corrija las "ineficacias" del sistema y los "desequilibrios" causados tras les medidas de austeridad aplicadas desde 2010, "que han mermado la capacidad adquisitiva de las familias españolas con subidas de impuestos, bajadas de salarios y recortes en servicios sociales".

Con el fin de lograr "una fiscalidad justa para una sociedad equitativa", según Intermon, se debe recaudar más, pero con un mayor esfuerzo de las personas más ricas y las grandes empresas, además de garantizar la progresividad de forma que se tribute en función de la capacidad y de la actividad económica, y poner coto al fraude fiscal.

1. La política fiscal debe combatir la desigualdad al margen de intereses partidistas, contribuyendo a una sociedad más justa y equitativa.

2. Hay que recaudar lo suficiente para financiar un modelo social que garantice servicios públicos de calidad e igualdad de oportunidades.

3. Se debe aplicar "tolerancia cero" al fraude fiscal, incluyendo medidas que pongan freno a la impunidad de los evasores.

4. Los privilegios y la opacidad de los paraísos fiscales deben desaparecer.

5. Recaudar más no puede suponer aumentar el esfuerzo fiscal de las clases medias y los más pobres. Quien más tiene, ha de contribuir más.

6. Todos, empresas e individuos, deben tributar en función de su capacidad y de su actividad económica real, sin privilegios, ni excepciones.

7. Las grandes fortunas y las rentas del capital tienen que contribuir en mayor medida, para reducir la presión sobre los salarios y el consumo.

8. El sistema tributario tiene que ser progresivo y equitativo en su conjunto sin medidas que favorezcan los intereses de unos pocos.

9. Los beneficios fiscales deben ser excepcionales y solo deben aplicarse, si permiten crear valor real y duradero (como la creación de nuevos empleos de calidad).

10. Una buena política tributaria requiere un debate público abierto, transparente y con participación ciudadana.