Publicado: 16.06.2014 11:40 |Actualizado: 16.06.2014 11:40

Las familias recortan el gasto en 2013 en ocio, tabaco y restaurantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los hogares españoles siguieron ajustando su presupuesto en 2013 por quinto ejercicio consecutivo, y redujeron su gasto medio anual un 3,7 por ciento, hasta 27.098 euros, recortando sobre todo en la partida dedicada a restaurantes y ocio, según la Encuesta de Presupuestos Familiares publicada este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Concretamente, los hogares redujeron su gasto especialmente en hoteles, cafés y restaurantes (-8,5%) por el menor gasto en comidas y bebidas fuera del hogar; en ocio, espectáculos y cultura (-8%), y en bebidas alcohólicas y tabaco (-7,8%), debido principalmente al menor gasto en tabaco, que disminuyó un 9,7% en 2013. Frente a todos estos recortes, el único grupo en el que las familias incrementaron sus gastos fue el de la enseñanza, con un aumento del 8,6% respecto a 2012.

El descenso fue más acusado en los hogares en los que el cabeza de familia estaba en el paro, con una reducción del gasto de un 6%, mientras que el menor ajuste lo hicieron los hogares sustentados por jubilados, que apenas bajaron su gasto un uno por ciento.

En términos absolutos, los hogares gastaron, de media, unos 1.000 euros menos que en 2012. Hoteles, cafés y restaurantes fue el grupo donde más redujeron su gasto (208 euros menos), seguido de transportes (200 euros menos), y ocio, espectáculos y cultura (133 euros menos).

Por subgrupos, destacó la disminución del gasto en comidas y bebidas fuera del hogar (con un menor gasto de 210 euros) y la utilización de vehículos personales (123 euros menos). Entre los que aumentaron su gasto, destacaron los medicamentos, con un incremento de 34 euros, y otros servicios relacionados con la vivienda (agua, basura, gastos comunitarios, etc.), con un aumento de 14 euros.

Durante 2013, los hogares dedicaron la mayor parte de su presupuesto a tres grandes grupos: vivienda, agua, electricidad y combustibles (con un gasto medio por hogar de 8.964 euros, el 33,1% del presupuesto), alimentos y bebidas y no alcohólicas (4.098 euros, el 15,1%) y los transportes (3.121 euros, el 11,5% del presupuesto).

En un análisis más detallado, las parcelas en las que el gasto medio por hogar disminuyó más en 2013 respecto al año anterior fueron vacaciones con todo incluido (-15,2%), servicios médicos no hospitalarios (-9,8%) y comidas fuera del hogar (-9,1%).

En cambio, los subgrupos que más aumentaron su gasto medio fueron los medicamentos y otros productos farmacéuticos, con una tasa del 9,2%; y otros servicios relacionados con la vivienda, con un incremento del gasto del 1,8%, y alquileres (+1,1%).

Por su parte, el gasto medio por persona en el año 2013 fue de 10.695 euros, lo que supuso una disminución del 2,7% respecto al año anterior, con grandes variaciones entre comunidades. Según el INE, una persona residente en el País Vasco gastó de media el año pasado 13.573 euros, lo que supone un 26,9 por ciento más que la media nacional, mientras que en Canarias el gasto se situó en 8.465 euros, un 20,8 por ciento por debajo de dicha media.

El gasto total en consumo del conjunto de los hogares residentes en España, medido en términos corrientes, disminuyó un 3,1% en 2013 en comparación con el año anterior. En términos constantes, es decir, eliminando el efecto de los precios, el descenso fue del 4%. Los grupos de ocio, espectáculos y cultura, bebidas alcohólicas y tabaco y hoteles, cafés y restaurantes registraron los mayores descensos.

Desde 2008, cuando el gasto medio alcanzó 31.711 euros, los hogares españoles han reducido su presupuesto en más de 4.600 euros, o un 14,5%. En porcentaje, el mayor tijeretazo en estos años de crisis se lo ha llevado la compra de ropa y calzado, cuyo gasto medio por hogar ha caído un 30,6%, seguido de la de muebles (-30,2%) y la partida dedicada a ocio, espectáculos y cultura, que ha bajado un -29,5%. Los españoles se gastan además un 28% menos en transporte y en comer fuera de casa con respecto a 2008, mientras que el presupuesto para bebidas alcohólicas y tabaco ha caído casi un 13% en el período.

La partida de vivienda, agua, electricidad y combustibles es el grupo que más ha aumentado su peso durante la crisis, pasando de suponer el 27,3 por ciento del total en 2008 al 33,1 por ciento el año pasado.