Público
Público

Los 'fantasmas gay' que los niños adoran

La acusación de "gay" a la serie 'La Banda', no es el primer caso de contenido dirigido a niños que despierta las iras de padres homófobos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El caso de la serie infantil La Banda, en la que el Partido Popular  've mucha homosexualidad', no es supone la primera vez en la que se cuestiona asuntos sobre la orientación sexual de los personajes de un programa dirigido a un público infantil.

Muchos padres han querido ver personajes homosexuales en dibujos animados y series donde sólo había amigos o compañeros. Pero la historia de la televisión está plagada de ejemplos de contenidos que jugaban con la ambigüedad y las dobles interpretaciones.

Ahora mismo Bob Esponja es uno de los personajes de dibujos animados más admirados por los niños y su serie de televisión es récord de audiencia. Desde los primeros capítulos emitidos, muchos aseguraron que el personaje era claramente homosexual. Por ello, su creador, Stephen Hillenburg, según publicó la BBC, tuvo que aclarar en el mismísimo Wall Street Journal que 'pese a ser especial', ya que camina de la mano de su amigo rosa, vive en una piña y usa pantalones cortos, 'no es gay'.

Otro de los personajes de la serie, Calamardo, vecino y amigo de Bob Esponja, ha sido señalado como un personaje homosexual, aunque jamás lo haya exteriorizado.

Mucho peores fueron las sospechas que recayeron sobre los Teletubbies, unos muñecos regordetes de aspecto extraterrestre que siempre fueron adorados por los más pequeños y bastante odiados por los padres. Tinky Winky, el teletubbie morado, despertó las dudas sobre su orientación sexual por sus movimientos, expresiones y, sobre todo, por llevar bolso.

Más allá de las críticas, algunos intentaron llegar a prohibir la serie por este motivo. En mayo de 2007, el Gobierno de Polonia abrió una investigación sobre la serie infantil al considerar que fomentaba la homosexualidad. Ewa Sowinska, defensora de los derechos de los niños designada por el Gobierno, aseguró entonces que pediría asesoramiento a los psicólogos para comprobar si su visionado podía afectar a los más pequeños.

Andrew Davenport, su creador, tuvo que salir al paso y decir que todo era fruto de un malentendido. Un evangelista estadounidense apuntaba que no se dió cuenta de que el personaje era masculino ya que 'tenía un bolso de señora'. 'Luego supe que podía tener un componente homosexual', añadió.

Muchos años antes, con la serie Los caballeros del zodiaco muchos se plantearon por qué se eligió el término 'caballeros' para definir a estos héroes. Su aspecto físico, su pelo, algunos de sus gestos e incluso su comportamiento convirtieron a los protagonistas de Saint Seiya en iconos gay. Incluso años después Facebook tiene su propia página dedicada a la cuestión: 'Los caballeros del zodiaco eran regay'.

En South Park, el Señor Garrison es el profesor de la escuela que aparece como un personaje ambiguo en cuanto a su sexualidad. Otros personajes como Leoncio el León y Tristón, El Oso Yogi y Bubú, Epi y Blas o Winnie The Pooh y su panda de amigos han sido también iconos gay, despertando las iras de padres homófobos.

Todas estas series y personajes se han convertido en programas con una gran audiencia, creando una industria a su alrededor de marketing, con la venta de juguetes, muñecos, ropa, objetos de decoración o material escolar. Mientras no son pocos los que dudan sobre si son buenos ejemplos para sus hijos, lo único demostrado hasta el momento es que los más pequeños los adoran. Sean como sean.