Público
Público

Faraón Tutankamón murió de malaria, según un estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tutankamón, el faraón adolescente cuyatumba repleta de tesoros deslumbró al mundo moderno, cojeabadebido a huesos blandos y un pie deforme, y probablemente murióde malaria, según anunció el martes un equipo deinvestigadores.

Se ha especulado con el destino del joven monarca, quemurió en torno al año 1324 antes de Cristo, probablemente a los19 años, desde que su tumba se descubrió intacta en 1922 en elValle de los Reyes egipcio.

Las pruebas realizadas sobre 16 momias reales determinaronque cuatro de ellas, incluyendo al faraón niño, habíancontraído una grave forma de malaria que probablemente acortóel reinado de Tutankamón, descartando que falleciera por otrasenfermedades o asesinado.

Un equipo internacional de científicos con personal egipcioy alemán, incluyendo a Zahi Hawass, del Consejo Supremo deAntigüedades de Egipto, recopiló los resultados de pruebasgenéticas y radiológicas realizadas a las momias entre 2007 y2009. Los resultados aclaran detalles sobre los 155 años queduró la 18 dinastía, a la que pertenecía Tutankamón, que heredóel trono a los 11 años.

Los expertos creen que el rey estaba debilitado por unapierna rota, posiblemente por una caída, y creen que eso, juntocon la malaria, provocó su muerte.

Tenía el paladar partido, su pie izquierdo estaba algoretorcido (lo que se conoce como pie equinovaro o zambo) ysufría de otros problemas óseos.

Tanto él como algunos de sus parientes sufrían una forma dela enfermedad de Kohler, que puede hacer que los huesos del piese rompan por falta de sangre, pero que no suponía un peligrode muerte.

"Tutankamón tenía varios problemas, y algunos de ellospodrían haber alcanzado la fase acumulativa de un síndromeinflamatorio, inmuno supresor -y por lo tanto debilitante-. Sele podría haber visto como a un rey joven pero frágil, quenecesitaba bastones para caminar", indicó Hawass en la revistaJournal of the American Medical Association.

Además de los artefactos de oro de valor incalculablehallados en su tumba, estaba equipado para la otra vida conunos 130 bastones y báculos -algunos con signos de uso- y todauna farmacia.

Los científicos están además bastante seguros de haberidentificado las momias de su padre, Akenatón, y su abuela,Tiye, de acuerdo a los grupos sanguíneos que comparten.

Sin embargo, restaron valor a la especulación de que elfaraón y sus antepasados sufrieran graves deformidades,descartando el síndrome de Marfan y otra enfermedad que lespodría haber producido un aumento del pecho.

"Es improbable que ni Tutankamón ni Akenatón mostraran unfísico extraño o femenino. Es importante señalar que los reyesdel Antiguo Egipto solían hacerse representar, a ellos y a susfamilias, de manera idealizada", indicó Hawass.