Público
Público

Las FARC anuncian identidad de otros tres rehenes que liberarán tras 12 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las FARC anunciaron hoy la identidad de un militar y dos policías a los que secuestraron en 1998 y 1999 y que han prometido liberar, en una fecha aún incierta, junto a otros tres uniformados cuyos nombres divulgó el pasado diciembre.

Son el sargento César Augusto Lasso y el subintendente Carlos José Duarte, ambos de la Policía, y el sargento del Ejército Luis Alfonso Beltrán.

Las identidades fueron reveladas por el portavoz internacional de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), "Iván Márquez", en un vídeo divulgado hoy por su sitio de internet.

Tras conocer la noticia, Virginia Franco, madre de Beltrán, confió, en declaraciones a Efe, en que este sueño sea una realidad.

"Ojalá que esto sea una realidad, que sea lo más pronto posible, que no haya tropiezos", manifestó Franco, cuyo hijo fue secuestrado el 3 de marzo de 1998.

Este militar fue hecho cautivo durante un asalto de la guerrilla a la base de El Billar, en el departamento regional del Caquetá (sur), y de los seis que las FARC han anunciado van a liberar es el que lleva más tiempo en cautiverio.

Su madre admitió a Efe que el anuncio la sumió en un estado de tensión debido al prolongado secuestro y a la falta de pruebas de vida, ya que la última la recibió hace casi cuatro años.

El mismo tiempo lleva sin noticias de su padre la hija del policía Duarte, Natalia, de 17 años.

"Estoy muy nerviosa, pero también muy contenta y muy emocionada", expresó a Efe por teléfono esta joven, a cuyo padre las FARC tomaron cautivo el 10 de julio de 1999, durante un asalto a Puerto Rico, población en el departamento del Meta (centro sur).

Natalia se mostró convencida de que esta noticia anticipa su esperanza de recuperar los más de doce años perdidos a causa del secuestro.

Duarte es uno de los cuatro policías secuestrados en Puerto Rico que siguen en poder de las FARC.

Los otros tres son precisamente los que la guerrilla incluyó en la lista de próximos liberados el pasado diciembre: los sargentos José Libardo Forero y Jorge Humberto Romero, y el intendente Jorge Trujillo Solarte.

Y el sexto uniformado que recuperaría su libertad es el sargento Lasso, cautivo desde el 1 de noviembre de 1998, cuando las FARC atacaron Mitú, capital del departamento selvático del Vaupés (sureste).

"Nuestras familias lloran ahora de alegría y dejan atrás las lágrimas de dolor por los más de doce años de secuestro de ellos", afirmó hoy a Efe la presidenta de la Asociación Colombiana de Familiares de Miembros de la Fuerza Pública Retenidos y Liberados por Grupos Guerrilleros (Asfamipaz), Marleny Orjuela.

La activista también consideró que es el momento para que el presidente Juan Manuel Santos y el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, autoricen la logística que Brasil ha facilitado en anteriores misiones humanitarias de recepción de rehenes.

Los operativos anteriores de entrega de rehenes han sido coordinados por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y han estado encabezados por la excongresista Piedad Córdoba, líder del grupo civil Colombianas y Colombianos por la Paz (CCP), aceptado por las FARC como mediador y que consiguió liberar otros rehenes hace unos años.

Santos y Pinzón "deben hacer a un lado el orgullo militar y político", consideró Orjuela al recordar que el ministro dijo hace poco que los helicópteros para la misión serían colombianos.

El titular de Defensa lo reiteró hoy ante la prensa tras advertir de que las FARC pueden utilizar como "mercancía política" a estos rehenes.

"Dígannos dónde están y vamos por ellos hoy mismo, hoy mismo", insistió Pinzón, quien observó que ya se reunido con el CICR y que buscará que "los protocolos que correspondan puedan avanzar de la manera apropiada".

Precisamente, en el vídeo, el portavoz de las FARC dijo que quedaban a la espera de "la divulgación de los protocolos de seguridad".

"Son indispensables para una liberación sin sobresaltos", afirmó "Iván Márquez", quien dejó claro que los rebeldes no quieren que "el Gobierno se embarque en la aventura de un nuevo rescate militar como el que produjo la innecesaria e injustificada muerte de cuatro uniformados que iban a ser liberados el pasado 26 de noviembre en el Caquetá".

Se refirió así a tres policías y un militar que fueron asesinados en represalia por un supuesto intento de rescate. Con su muerte se redujeron a once los miembros de las Fuerza Pública que siguen cautivos, incluidos los seis que se han comprometido a entregar.

Estos rehenes forman parte de un grupo mayor integrado en el pasado también por numerosos políticos y tres estadounidenses, éstos ya en libertad, que las FARC pretendieron canjear por rebeldes presos, incluidos tres extraditados a Estados Unidos con cargos de terrorismo y narcotráfico.

"No cejaremos en nuestro empeño de lograr la repatriación de los comandantes guerrilleros 'Simón Trinidad', 'Iván Vargas' y 'Sonia'", notificó el portavoz internacional de las FARC.