Público
Público

Las FARC vuelven a quedar en entredicho y reviven el caso Emmanuel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las FARC volvieron a quedar hoy en entredicho al no concretar la liberación de los dos últimos rehenes que prometieron entregar esta semana a una comisión humanitaria.

En 2007 ocurrió un hecho parecido con Emmanuel, el hijo de la excandidata a la Vicepresidencia Clara Rojas.

En diciembre de 2007, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se comprometieron con el presidente venezolano, Hugo Chávez, una misión de delegados de siete países y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) a entregar a Clara Rojas, a su hijo Emmanuel y a la ex congresista Consuelo González de Perdomo.

Pero esa entrega no se cumplió en los días señalados porque la guerrilla indicó entonces que las operaciones militares y el mal tiempo no les permitía hacer realidad su compromiso.

En medio de las presiones, internas y externas, finalmente el Gobierno colombiano del entonces presidente Álvaro Uribe informó de que las FARC no habían cumplido porque no tenían en su poder al niño y el menor estaba en una dependencia gubernamental para menores desprotegidos desde 2005.

Tampoco facilitaron las coordenadas en donde se producirían las liberaciones de esos secuestrados; eran tiempos en los que el actual presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, era ministro de Defensa.

Aquel embrollo terminó con la aceptación por parte de las FARC de que Emmanuel, concebido por Clara Rojas durante su cautiverio, no estaba en su poder y acusaron al Gobierno de "secuestrarlo".

Fue el Gobierno de Uribe el que presentó, en aquellos días, al pequeño para sorpresa de todos.

Un proceso que se complicó hasta tal punto que la historia de Emmanuel dio la vuelta al mundo y llevó a las FARC a liberar a Rojas y a Perdomo días después, en enero de 2008.

Ahora, según el interlocutor del presidente Santos para las liberaciones comprometidas esta semana, Eduardo Pizarro, las FARC entregaron unas coordenadas erróneas y no se pudo materializar hoy la puesta en libertad del policía Guillermo Solórzano y del militar Salín Antonio Sanmiguel.

"Las FARC han cometido un acto que nos escandaliza", señaló Pizarro a los periodistas en la base aérea de Catam, en Bogotá, el lugar donde los dos uniformados debían haber llegado hoy liberados.

Y es que, según el portavoz gubernamental, la guerrilla había informado de que Solórzano y Sanmiguel estaban en Tolima y, sin embargo, se encuentran, al parecer, en el vecino Cauca, ambos departamentos del suroeste de Colombia.

A este inconveniente surgido en el delicado proceso de liberaciones, coordinado por el CICR y en el que participa la ex senadora Piedad Córdoba, se une que el policía Carlos Alberto Ocampo, el único liberado hoy, no estaba en la lista de los que iban a entregar las FARC.

Sólo se supo que sería entregado el sábado, lo que invita a pensar que las FARC, ante el grave error de no poder entregar a los comprometidos, liberaron a cambio a un policía cautivo hace sólo un mes.