Publicado: 08.11.2014 08:00 |Actualizado: 08.11.2014 08:00

'Fargo' y 'True detective', tan parecidas y a la vez tan distintas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un caso de asesinato. Un pequeño pueblo. Una pareja de protagonistas. Y un final que no estuvo a la altura de lo que se esperaba, o quizá sí. Siempre depende de las expectativas de cada uno. Hasta ahí llegan, a grandes rasgos, las similitudes entre Fargo y True Detective, dos de las series revelación de este año emitidas en España por Canal + Series con nueve meses de diferencia. Con Fargo (la última en llegar a la parrilla) a punto de alcanzar el ecuador de su emisión y disponible por completo en la plataforma Yomvi, éste parece un buen momento para analizar similitudes y diferencias de dos series a las que un tecnicismo impidió enfrentase en la pasada edición de los Emmy.

True Detective, que competía como Drama, ganó cinco estatuillas por las tres de Fargo, enmarcada en la categoría de Miniserie debido a que en sus títulos de crédito incluía dos palabras que la primera no. Si al 'creada por Nic Pizzolatto' le hubiesen sumado un 'para televisión', True Detective con sus ocho capítulos -dos menos que Fargo- habría sido considerada como Miniserie. Un tecnicismo hizo que se enfrentase a Breaking Bad en lugar de a la ficción basada en la película de los hermanos Coen y que el cara a cara haya sido más cosa de los medios y de los espectadores que de los premios.

El punto de partida tanto de True Detective -serie que cuenta con uno de los mejores títulos de crédito iniciales que se han visto en la televisión en años- como de Fargo es un asesinato. La diferencia esencial está en el punto de vista desde el que se aborda la investigación de los hechos y la pareja de protagonistas. La primera opta por la dupla de policías encargados del truculento caso y se vale del efectismo del flashback para hacer llegar al espectador toda la información. Dos agentes con sus claroscuros que son reclamados años después de dar carpetazo al caso para contar qué ocurrió y cómo llevaron una investigación cuanto menos accidentada que puede que no diese con el verdadero culpable.

En Fargo, por el contrario, la mirada del espectador se posa especialmente en los dos asesinos. El profesional y el aficionado. Un tándem criminal con serias desavenencias. No coinciden en el punto de vista de la narración, como tampoco lo hacen en el diseño de los personajes. Los detectives Rust Cohle (Matthew McConaughey) y Marty Hart (Woody Harrelson) son puro derroche de palabrería y expresividad. Lorne Malvo (Billy Bob Thornton) y Lester Nygaard (Martin Freeman), por su parte, son más fríos en su actuación, más contenidos. Así se lo exige el guión.

Los diálogos de Cohle y Hart están hechos para el lucimiento de quienes los pronuncian; mientras que en la historia basada en la película de los Coen los responsables no tienen ninguna intención en hacer pasar a sus criaturas por unos lumbreras. Es más, a la mayoría de ellos parece faltarles un hervor. Aunque en el fondo tengan más inteligencia que cualquier otro. Son personas normales, con vidas corrientes e incluso anodinas hasta que un asesinato les convierte en héroes, cobardes o retorcidos asesinos.

En True Detective el peso de la historia recae exclusivamente sobre la actuación de McConaughey y HarrelsonEn True Detective el peso de la historia recae exclusivamente sobre la actuación de McConaughey y Harrelson. No hay secundarios que les arropen. Algo que sí ocurre en Fargo, donde la agente Molly Solverson (Allison Tolman) es tan protagonista como Malvo y Nygaard. Ella es la única que desconfía del aspecto de buen tipo del vendedor de seguros Lester Nygaard y la que hace posible que el caso siga abierto y con él, la serie. Es la casi la única que brilla en medio de la mediocridad y el conformismo. También figuran otros actores de rostro conocido como Bob Odenkirk (Saul Goodman en Breaking Bad) y Colin Hanks (hijo de) que hacen que Fargo sea más coral que la ficción de la HBO, que acaba perdiéndose en la relación entre los dos agentes y en qué les pasó mientras resolvían el caso ahora reabierto.

Tanto los habitantes de la serie de Pizzolatto como los de la ficción creada por Hawley viven en una atmósfera asfixiante y claustrofóbicaTodos ellos, tanto los habitantes de la serie de Pizzolatto como los de la ficción creada por Hawley, viven en una atmósfera asfixiante y claustrofóbica. Una zona rural, apartada del ruido y el ajetreo de las grandes urbes, donde nunca pasa nada. Una, la de True Detective,  húmeda y calurosa. La otra, fría y nevada. Las dos, al fin y al cabo, aisladas y agobiantes cada una a su manera, como microcosmos donde el aburrimiento y la cotidianidad se rompen por un truculento caso de asesinato.

Aunque por caminos distintos (con algunos rodeos e historias secundarias de relleno) ambas acaban llegando a un final un tanto autocomplaciente. Sobre todo en el caso de True Detective, cuyo edulcorado desenlace ha entrado en la historia de finales que no contentaron al público. Comenzó muy fuerte, con un planteamiento narrativo rompedor y un personaje, el de Cohle, premiable, pero acabó desinflándose a medida que pasaban los capítulos. Quizá lo realmente imperdonable es que acabase cayendo en algunos tópicos. Fargo, fiel al ritmo pausado característico de los Coen, fue ganando en velocidad hasta llegar a un desenlace cargado de cierta justicia poética que no por eso fue menos complaciente que el de True Detective.

Resulta difícil decir quién ha vencido en el primer asalto. Las dos, sin ser redondas por completo, están entre las mejores del año habiendo entrado en la categoría de 'de culto' y sus segundas temporadas se encuentran entre las más esperadas por los seguidores del género. Para True Detective ya hay pareja protagonista. Colin Farrell y Vince Vaughn recogerán el testigo de Matthew McConaughey y Woody Harrelson en una nueva temporada para la HBO. Esta vez también habrá un asesinato pero los protagonista serán un detective y un mafioso. Por su parte, la segunda temporada de Fargo dará un salto atrás en el tiempo, concretamente a 1979, según explicó hace unos meses su creador, Noah Hawley. Lo ocurrido en Sioux Falls y el personaje de Lou Solverson (padre de la agente Molly en la primera temporada) centrarán la atención de los guionistas del gran hallazgo de FX en este 2014.