Publicado: 06.11.2013 13:41 |Actualizado: 06.11.2013 13:41

Las farmacias catalanas ven en el Gobierno la "única posibilidad" de cobrar parte de su deuda

Las oficinas de Catalunya cerrarán este jueves por la mañana en protesta porque la Administración lleva cuatro meses sin pagar las recetas de los usuarios.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Consejo de Colegios Farmacéuticos de Catalunya ha hecho un llamamiento al Consejo de Ministros del Gobierno central para que apruebe este viernes el pago de las facturas contempladas en el Plan ICO Proveedores, por ser la "única posibilidad" que tienen de cobrar parte de la deuda que mantiene con ellos el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut).

En rueda de prensa, el presidente de los colegios farmacéuticos, Jordi de Dalmases, ha justificado así el "cierre urgente" decretado para la mañana de este jueves y la concentración frente a la Delegación del Gobierno en Catalunya, al entender que el plan está aprobado y contrastado y falta únicamente hacer efectiva la transferencia.

"No entendería que en el Consejo de Ministros de este viernes no se tomara la decisión" de pagar los 309 millones de euros correspondientes a los meses de noviembre y diciembre de 2012 y mayo de 2013 que contempla en Plan ICO, especialmente después de que este martes el CatSalut haya confirmado que no pagará la factura de octubre —correspondiente a los medicamentos dispensados en septiembre y que asciende a 107 millones—.

El cierre se producirá entre las 9.00 y las 13.30 horas y por la tarde se retomará la actividad normal, aunque al menos el 10% de las farmacias permanecerán abiertas como parte de los servicios mínimos y que será similar a las boticas de urgencia abiertas en un día festivo cualquiera.

De Dalmases ha insistido en la "necesidad y urgencia" de recibir el dinero porque, de lo contrario, peligra el abastecimiento de medicamentos en las 3.100 farmacias catalanas, después de más de dos años de retrasos continuos que hacen que, a día de hoy, las boticas hayan avanzado el dinero de cuatro mensualidades y soporten la deuda máxima de su historia.

El presidente ha subrayado que es la Generalitat quien tiene toda la responsabilidad en el suministro de fármacos, pero ha señalado que el foco puesto en el Gobierno responde a una cuestión pragmática y porque el Ejecutivo central es el único que tiene dinero, mientras que la tesorería de la Generalitat "está llena de telarañas". "Pedimos y rogamos, si hace falta", que el Consejo de Ministros autorice la transferencia, ha indicado, y ha considerado que si no lo hiciera la decisión debería de atribuirse a "otros motivos" que nada tienen que ver con el Estado del bienestar, si bien no los ha precisado.

Los farmacéuticos han expresado también su "estupor" ante el nuevo impago de octubre —la Generalitat lo achaca a no haber recibido el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA)— y ante tantas promesas incumplidas durante los últimos meses han constatado que la única esperanza posible es el cumplimiento obligatorio a partir de marzo de 2014 de la directiva europea de morosidad.

El cierre de este jueves será el segundo en la historia de la farmacia catalana, después del transcurrido en octubre de 2012 por el mismo motivo, y llega después de que los farmacéuticos ya convocaran en marzo una concentración de más de 2.000 personas ante la Generalitat, entregaran en mayo más de 400.000 firmas en el Parlament contra los retrasos y hayan reclamado al CatSalut —todavía no en vía judicial— los intereses económicos que han tenido que pagar por los retrasos en las transferencias, y que cifran en 12 millones de euros.

Estas tres medidas fueron aprobadas en un referéndum, aunque de Dalmases también ha avanzado que en los próximos días se celebrarán reuniones para determinar si se adoptan nuevas medidas de presión, sobre todo ante la incertidumbre de si podrán cobrar en noviembre y diciembre de este año.