Público
Público

Fármaco para el cáncer preservaría células insulina en diabetes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Gene Emery

Rituxan, un medicamento usado paratratar el cáncer y la artritis reumatoidea, podría ayudar adesacelerar el desarrollo de la diabetes juvenil o tipo 1,informaron investigadores.

El fármaco interferiría en la destrucción equivocada querealiza el organismo de las células productoras de insulina enel páncreas, señalaron los expertos en New England Journal ofMedicine.

"Lo que este estudio hace es abrir la puerta a toda unanueva forma de enfocar la diabetes tipo 1", dijo en unaentrevista telefónica el doctor Mark Pescovitz, de la IndianaUniversity, quien dirigió el estudio.

Rituxan, conocido genéricamente como rituximab, esfabricado por Genentech, una unidad de Roche Holding AG yBiogen Idec Inc. Fue diseñado para eliminar las células inmunesconocidas como linfocitos B, que proliferan fuera de controlcuando una persona padece linfoma.

Las mismas células también están involucradas en ladestrucción autoinmune de células y tejidos saludables que seproduce en los pacientes con artritis reumatoidea y, en teoría,en la diabetes juvenil.

Generalmente, para el momento en que aparecen los síntomasde diabetes, el 80 al 90 por ciento de esas células productorasde insulina se han destruido. El equipo de Pescovitz administróRituxan con la esperanza de salvar a las células restantes.

El tratamiento primero funcionó y el organismo generó másinsulina. Pero con el tiempo, el efecto se desvaneció y laproducción de la hormona reguladora del azúcar en sangrecomenzó a decaer a la misma tasa que entre las personas querecibían placebo.

Pescovitz dijo que no estaba desilusionado. Nuevas pruebasmostrarán si tratamientos reiterados con Rituxan o medicinasmás nuevas que también apunten a los linfocitos B logranmantener la producción de insulina.

"Cuando se observa el rituximab en pacientes con artritisreumatoidea, los pacientes requieren nuevas dosis conintervalos de cuatro a seis meses", indicó el autor.

Eso no se puso a prueba en este estudio, dijo Pescovitz,porque "en ese momento, no sabíamos si funcionaría y si seríaseguro. Por lo que apuntamos a un plazo de un año y untratamiento de una sola dosis del fármaco. Obtuvimos lo queesperábamos ver".

Alrededor de 15.000 niños y adolescentes en Estados Unidosson diagnosticados anualmente con diabetes tipo 1, según losCentros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDCpor su sigla en inglés).

Esta forma de la enfermedad representa alrededor del 5 porciento de los casos de diabetes en todo el mundo.