Público
Público

Fármacos con anticuerpos ayudan a pacientes con cierta leucemia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Muchos jóvenes con leucemiamieloide aguda (LMA) mejoran con el agregado de gemtuzumabozogamicina (GO) a la quimioterapia habitual, según publicaJournal of Clinical Oncology.

Y el tratamiento con GO produce "baja toxicidad extra",afirma el equipo del doctor Alan K. Burnett, de la Escuela deMedicina de la Cardiff University en el Reino Unido, lo quesugiere que sería "viable" utilizar una dosis más alta de GO.

Los pacientes más jóvenes con LMA viven cada vez másgracias a la quimioterapia más agresiva y mejor atención de lapancitopenia que provoca el tratamiento.

Intensificar la quimioterapia podría causar un nivelinaceptable de toxicidad, pero los autores agregan que losfármacos con anticuerpos dan la posibilidad de brindar untratamiento más efectivo sin toxicidad significativa.

El GO es un inmunoconjugado entre CD33, un anticuerpo queexpresan con frecuencia las células de la leucemia, y lacaliqueamicina, una sustancia activa contra las célulastumorales.

El fármaco, que antes Wyeth comercializaba como Mylotarg,tiene un pasado complicado. Fue aprobado en mayo del 2000dentro del programa acelerado de aprobación farmacológica de laAdministración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos(FDA, por sus siglas en inglés), que exige ensayos posterioresa la aprobación para verificar los beneficios.

El verano pasado, Wyeth lo retiró del mercado de EstadosUnidos a pedido de la FDA luego de que los resultados de unensayo causara más preocupación por su seguridad (en especial,un aumento de la enfermedad venooclusiva) y no demostrarabeneficios.

En el ensayo internacional MRC AML15, 1113 pacientes conLMA sin tratar, en su mayoría menores de 60 años, recibieron alazar una dosis de 3 mg/m2 de GO el primer día de inducción, ono, más uno de tres tratamientos de inducción.

Los pacientes recibieron daunorubicina y citarabina; ocitarabina, daunorubicina y etoposida; o fludarabina,citarabina, factor estimulante de colonias granulocíticas eidarubicina.

Durante la remisión, otro grupo de 948 pacientes recibióamsacrina, citarabina y etoposida o citarabina en alta dosis,con o sin GO.

La inducción con GO no causó una mejoría significativa enla supervivencia general y, cuando el fármaco se agregó durantela terapia de consolidación, no redujo el riesgo de recaídas nimejoró la supervivencia. Tampoco mejoró la supervivencia con GOdespués de la recaída.

Pero cuando el equipo estudió a cada paciente según suestado citogenético, aquellos con un perfil favorable-mutaciones t(8;21), t(15;17) o inv(16)- obtuvieron unbeneficio en la supervivencia "altamente significativo" con lainducción con GO.

Para esos pacientes, la supervivencia a cinco años fue del79 por ciento, comparada con el 51 por ciento con y sin GO.

Los pacientes con mutaciones de bajo riesgo no mejoraroncon la inducción con GO, mientras que los beneficios en lospacientes con riesgo intermedio no fueron significativos.

El tratamiento con GO también benefició a los pacientes másjóvenes.

Un análisis más detallado reveló que la supervivencia acinco años del 70 por ciento de los pacientes de riesgointermedio aumentaría un 10 por ciento. También se beneficiaronlos pacientes con LMA con factor de unión central (FUC).

"Aunque esto podría considerarse evidencia para un nuevoestándar de atención, se necesitan estudios que lo confirmen,en especial sobre leucemia con FUC", escribe el equipo. "Seestán realizando también estudios sobre pacientes mayores",añadieron los autores.

"Los oncocientíficos no deberían esperar los mismosresultados en todos los pacientes con una entidadmorfológicamente clasificada como LMA, en especial cuando seusan agentes moleculares", escribe en un editorial el doctorFarhad Ravandi, del Centro del Cáncer MD Anderson, de laUniversity of Texas en Houston.

Ravandi agregó que estos resultados deberían usarse para"comprender mejor la diversidad de la LMA y diseñar lasterapias individualizadas para los subgrupos de LMA".

FUENTE: Journal of Clinical Oncology, 2010