Público
Público

El fascismo se adueña de un instituto alemán en la película "La Ola"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

¿Es posible que un país democrático vuelva a desarrollar un régimen totalitario en la actualidad? Esta es la pregunta que se plantea el director alemán Dennis Gansel en "La Ola", película basada en un experimento desarrollado en un instituto norteamericano en los años 60 y que se estrena el próximo día 28.

Cuando el profesor Ron Jones propuso a sus alumnos del instituto Cuberley de Palo Alto (California) imponer un régimen autoritario en la clase para entender lo que significa la autocracia, ninguno de ellos pudo imaginar el alcance que tendría esta iniciativa en tan sólo cinco días.

El resultado de esta propuesta sería un movimiento fascista a pequeña escala en el que estuvieron implicados 700 alumnos de tres colegios diferentes y conocido en la realidad como "La Tercera Ola", un suceso que ahora ha inspirado al cineasta Dennis Gansel para rodar su segundo largometraje, "La Ola".

"Creo que el éxito del experimento de California se debió en parte a que Ron Jones era un tipo simpático y con carisma que no obligó a nadie a participar en la iniciativa. Lo propuso como un juego, y la mayor parte de los alumnos lo aceptaron sin problema", ha comentado a un reducido grupo de periodistas Gansel, que ha recreado la historia de Palo Alto en un colegio actual ficticio situado en Alemania.

A Ron Jones -al que en la película da vida el actor Jürgen Vogel- no le entusiasmó demasiado la idea de impartir una clase sobre la autocracia -él había sido un anarquista convencido-, y éste fue uno de los motivos por los que decidió transformar otra clase sobre el nazismo, "un tema del que los jóvenes ya estaban hartos", en una experiencia más dinámica y participativa.

Así, los alumnos, interpretados por los conocidos actores alemanes Frederick Lau, Max Riemelt, Jennifer Ulrich, Jacob Matschenz y Cristina Do Rego-, decidieron uniformarse, crear un saludo propio de "La Ola" e incluso un logo.

Para Gansel, la explicación de la rapidez y la fuerza con la que todo ocurrió, se debió también a que "los procesos de dinámica de grupo funcionan de forma mucho más veloz de lo que todos nos imaginamos, sólo hay que pensar en un viaje de amigos: inmediatamente uno intenta adaptarse a la situación".

Estas reflexiones sobre el comportamiento humano y la necesidad de autoridad, que ya fueron sugeridas por William Golding en su novela "El señor de las moscas", también fueron el germen que inspiró otro experimento similar en la cárcel de Standford -ubicada también en Palo Alto- y que inspiró el filme "Das Experiment".

Cuando se presentó "La Ola" en colegios e institutos de Alemania, se preguntó a los estudiantes "si creían que esto sería posible hoy en día. El resultado fue que un 80% de los alumnos dijeron que sí, que lo veían factible si el profesor era lo suficientemente carismático", explica Gansel, responsable también -junto a Peter Thorwarth- del guión de la cinta.

Para el alemán, otra de las explicaciones posibles para que un hecho como el del instituto Cubberley sucediera, es que el experimento "no fue en sí mismo político, se trataba de una cuestión más básica, de unión, acción, sentimiento de comunidad y de grupo. El problema es qué ideología une todo eso, no es necesario que sea el fascismo", aclara.

Sonsoles Rodríguez.