Público
Público

Fátima Báñez deja en la calle a 1.500 orientadores laborales

El departamento que dirige rechaza subvencionar a las Comunidades Autónomas el reforzamiento de la red de oficinas de empleo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A partir de enero de 2013, los más de 4,7 millones de personas que están dadas de alta en los servicios de empleo contarán con la ayuda de 1.500 orientadores menos en la difícil tarea de reincorporarse al mercado laboral. La secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, ha dicho este jueves que en la partida de su departamento en los Presupuestos Generales del Estado para 2013 no ningún fondo destinado a subvencionar a las Comunidades Autónomas en el reforzamiento de la red de oficinas de empleo. 

Es una de las políticas activas de empleo que, en abril de 2008, a instancias del entonces ministro de Trabajo Jesús Caldera, puso en marcha el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. Se trata de una iniciativa incluida en un plan extraordinario de recolocación de parados que, gestionada por las Comunidades, subvencionaba la contratación de orientadores que, además de diseñar itinerarios personalizados, hacían prospecciones entre las empresas para detectar sus necesidades de empleo. En 2012, el Gobierno dedicó 47.614,00 miles de euros a la contratación de estos orientadores

En la Comisión de Empleo del Congreso, Hidalgo ha criticado que gran parte de los fondos destinados a estas políticas están sirviendo para 'financiar empleo público subvencionado' y ha señalado que, según algunas encuestas realizadas de las que no ha citado fuente, 'de cada diez personas que hacían cursos de formación, siete decían que no les servían para nada'. 

La secretaria de Estado ha explicado que esta partida 'no está presupuestada para el año que viene'. Como justificación, la secretaria de Estado ha esgrimido que se trataba de 'un programa extraordinario que tenía un principio y un fin'. 'No se puede financiar de forma recurrente el personal mediante una subvención porque estaríamos duplicando la financiación', ha precisado dando a entender a las Comunidades que, si quieren tener políticas de fomento del empleo, las tendrán que costear con sus presupuestos. 

Las Cuentas de Montoro para 2013 recogen un importante recorte del gasto de las políticas de fomento del empleo, entre las que se encuentra la ayuda a los 400 euros para parados de larga duración. Esta prestación, al estar vinculada a la formación y la reinserción, se incluye en el capítulo de políticas activas de empleo y no en el de protección frente al desempleo. El tijeretazo del 34,6% respecto a 2012 en esta partida, una en las que el recorte es más intenso, hace prever que el Gobierno no mantendrá a partir del 15 de febrero de 2013 la ayuda de 400 euros, el conocido Plan Prepara. De hecho, en el anteproyecto no se contempla su mantenimiento más allá de la mitad del segundo mes del próximo año.