Publicado: 20.11.2014 17:37 |Actualizado: 20.11.2014 17:37

FCC aprueba la ampliación de capital que reducirá deuda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

FCC ha aprobado en junta extraordinaria de accionistas la ampliación de capital de 1.000 millones de euros que permitirá al grupo reducir deuda y recapitalizarse y, además, dar entrada a su accionariado al inversor de origen húngaro George Soros, que se convertirá en socio de referencia con una participación del 25%.

La accionista de control de FCC, Esther Koplowitz (actualmente titular de un 50,1% del capital), alcanzó el pasado viernes un acuerdo con Soros por el que venderá al inversor los derechos de asignación de acciones que le corresponden en la ampliación. De esta forma, la empresaria cumple con el compromiso alcanzado con los bancos con los que reestructuró su deuda personal.

La entrada de Soros y de nuevos inversores a través de la ampliación de capital permitirá a FCC amortizar un tramo de deuda de 1.390 millones de euros por el que tiene que pagar un elevado y creciente tipo de interés (del 11% que puede elevarse hasta el 16%) y que, en caso de no liquidarlo, 'engordaría' así hasta los 2.258 millones de euros en el horizonte de 2018; además, los bancos tienen en esa fecha derecho a capitalizar la deuda en caso de que no fuera pagada o refinanciada. Por eso, la compañía destinará 765 millones de la ampliación de capital a liquidar el grueso de este pasivo, 900 millones de este préstamo, tras aplicar la quita del 15% que ha pactado con unos 40 bancos acreedores. Del resto de capital que la compañía capte en la ampliación, otros 100 millones de euros se destinarán a Cementos Portland, 100 más a FCC Environment y los 35 restantes a afrontar los gastos de la operación.

Durante la junta, la presidenta de FCC, Esther Alcocer Koplowitz, explicó que la ampliación aprobada este jueves constituye "el último hito en la reestructuración" de la compañía, que contará con mayor estabilidad financiera y menor nivel de deuda. "De este modo, dispondremos de una mayor flexibilidad para acometer una nueva etapa de desarrollo empresarial que permita retribuir de nuevo a los accionistas, una vez completado el plan estratégico iniciado hace 18 meses y superada la crisis, y ser una empresa más rentable, sólida y eficiente", destacó.

De su lado, el consejero delegado del grupo, Juan Béjar, afirmó que a partir de ahora, tras refinanciar la deuda y ampliar capital, "hay que acometer un proceso de creación de valor", que FCC abordará con el lanzamiento de un nuevo plan estratégico en 2015, que tendrá en la internacionalización su principal pilar. FCC fijará en el plan su objetivo de convertirse en líder mundial en gestión medioambiental en un periodo de entre tres y cinco años, así como en el negocio del agua, en el que quieren ganar un 30% de cuota en el mercado doméstico. En construcción internacional, el enfoque será "ser extraordinariamente selectivos", optando por proyectos que, por su complejidad y tamaño, pueden ofrecer buena rentabilidad. En España, mantendrá el ajuste en construcción, y en el negocio del cemento también prevé ajuste en España y crecimiento internacional mediante mayor eficiencia.

Además, Esther Alcocer Koplowitz ha agradecido a su madre, la accionista de control de FCC, Esther Koplowitz, presente en la junta, su "altura de miras" para permitir la mejora del futuro del proyecto empresarial. Posteriormente, le ha dedicado un aplauso que ha secundado la sala.

Tras aplicar un profundo proceso de saneamiento en los últimos dos años con resultados negativos desde 2012, el grupo quiere recuperar la senda del crecimiento en 2015, incluso con un posible retorno al pago de dividendo, una tradición en el grupo. En el contexto de reconversión, el grupo ha vendido el 80% de los activos que consideraba enajenables y tiene otorgado mandato para el resto, incluyendo la desinversión en Realia, sobre la que la inmobiliaria Hispania está considerando una OPA.