Público
Público

Federer: "Sólo un puñado de jugadores pueden ganar a Nadal en arcilla"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El número uno del mundo, el suizo Roger Federer, volverá a luchar por la conquista del Masters Series de Montecarlo y, tras superar al serbio Novak Djokovic en semifinales, volverá a encontrarse con el español Rafael Nadal, vigente campeón y su verdugo en las ediciones recientes.

"Estoy muy contento con la manera que estoy jugando", dijo el helvético, feliz por volver a cruzarse con el español. "Es impresionante. Está jugando de forma excelente", dijo de Nadal.

Federer se vio beneficiado por la retirada de Djokovic en el sexto juego del segundo set. El número uno del mundo ganaba por 6-3 y 3-2 cuando el vencedor del Abierto de Australia decidió abandonar.

Nadal supera a Federer en los precedentes. Un total de ocho victorias en catorce enfrentamientos para el balear. Que presenta una autoridad palpable en los choques sobre tierra batida. Seis triunfos y una sola derrota, la del Masters Series de Hamburgo del año pasado.

"Sólo un puñado de jugadores pueden ganar a Nadal en arcilla. Es una superficie que domina con autoridad. Me gustaría ser capaz de hacerle frente en la final de mañana y verme con él otra vez en otros, próximos, momentos importantes. Me siento fuerte. Estoy jugando bien otra vez", explicó el suizo.

Nadal, tres veces campeón en Montecarlo, no ha perdido un set en este torneo desde que ganó la final del 2006, precisamente, a Federer. Ni siquiera ha tenido que disputar un 'tie break'.

"Creo que estoy jugando bien, estoy haciendo un buen trabajo", dijo Nadal. "En cada partido me encuentro más a gusto en esta superficie. Me siento bien. Llevo la iniciativa. Soy capaz de dominar cada punto y cada vez tengo más confianza en mi derecha", indicó el tenista español, que superó al ruso Nikolay Davydenko por 6-3 y 6-2.

El serbio Novak Djokovic, por su parte, desperdició una buena ocasión para hacer historia en Montecarlo. Nunca había llegado a las semifinales de este torneo y decidió abandonar en el choque frente a Federer.

"Desde el principio no me he sentido bien", dijo Djokovic, que se quejó de mareos y dolor de garganta.

"No podía recuperarme después de cada punto. He sentido mareos en los últimos tres días. No sé que es. El doctor del torneo no era capaz de darme un diagnóstico preciso. Intentaré ver qué es lo antes posible", explicó el serbio.

Djokovic padeció una enfermedad similar en febrero pasado, en la eliminatoria de Copa Davis contra Rusia. Decidió no jugar contra Davydenko en aquella ocasión.

"No valía la pena seguir. Tengo veinte años y mucho tiempo por delante y muchos torneos por jugar", agregó el campeón del Abierto de Australia.

Finalmente, Nikolay Davydenko se resignó a asumir la superioridad de Rafael Nadal en esta superficie.

"Cada punto es una particular lucha. Nadal es muy duro y físicamente está a un nivel superior", admitió el ruso.