Público
Público

Feijóo formará su Gobierno en función de la "inteligencia", no de "la militancia"

La paridad no será una de sus prioridades, asegura el próximo presidente de la Xunta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El próximo gobierno gallego se basará 'en la inteligencia' y 'preparación' más que en la militancia. Esas serán las columnas sobre las que el candidato del PPdeG y futuro presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, afianzará su próximo Ejecutivo. 'Yo no voy a pedir las siglas a quien esté dispuesto a gobernar Galicia', ha señalado en la cadena Ser, donde ha desvelado que contará con independientes, siempre que dispongan de 'formación' y 'determinación para trabajar por los intereses generales de Galicia'.

Sin embargo, y en cuanto a esta preparación, el dirigente gallego ha reconocido que la formación normalmente va aparejada a salarios más altos de los que paga la Administración.

Feijóo, que ya adelantó que el nuevo Ejecutivo gallego estará conformado por 10 Consejerías, un 25% menos que en la actualidad, también indicó que su Gobierno no tendrá como requisito la paridad. 'No sé con qué número de hombres y mujeres vamos a contar, tampoco me importaría hacer un gobierno sólo de mujeres', ha señalado.

Por otra parte, y preguntado por los polémicos coches o mobiliario oficial, el conservador gallego ha insistido enque el coche oficial será un Citröen C6, y en cuanto al equipamiento de las oficinas, ha indicado que 'si hay alguna cosa que se pueda devolver' lo harán. 'Pero las obras civiles y que están consolidadas, no vamos a empezar a romper lo que se acaba de hacer', ha ironizado.

'Lo importante es que el Gobierno que tome posesión en Galicia sea un Gobierno austero y que usted me critique a mí cuando observe que en un comportamiento mío no hay la austeridad a la que yo me comprometí', ha afirmado.

En referencia al nuevo modelo de financiación autonómica, Feijóo ha confesado sentirse 'preocupado'. 'El Señor Solbes dijo que no iba a enseñar el modelo de financiación mientras no fuesen las elecciones gallegas, eso es un pésimo indicador', ha lamentado para afirmar que espera que los miembros de la Cámara le ofrezcan su apoyo en el nuevo modelo, para que la vejez y la disperión, características de Galicia, sean tenidas en cuenta, porque no sería 'asumible' unir a la crisis económica 'una crisis de financiación de los servicios públicos'.