Público
Público

Félix Sánchez entrega la corona y Yargelis Savigne impresiona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El dominicano Félix Sánchez entregó de forma precipitada su corona olímpica en los 400 metros vallas, al caer eliminado en la primera ronda de Pekín 2008, mermado por los problemas físicos que ha arrastrado, mientras que la cubana Yargelis Savigne, campeona mundial en Osaka'07, impresionó en la clasificación y se metió con autoridad en la final.

'Superfélix', campeón del mundo en Edmonton 2001 y París 2003, no pudo repetir la hazaña de Osaka'07, a donde se presentó después de un calvario de lesiones y, de manera hasta inesperada, se colgó la plata, un metal de un tremendo valor.

El dominicano nacido en Nueva York no tenía nada claro si iba a poder competir. Finalmente lo hizo, pero no como tenía acostumbrado a todo el mundo.

Sin duda le afectó el fallecimiento la pasada madrugada de su abuela materna, que le hizo caer prácticamente en una depresión y le hizo llegar débil al estadio tras haber llorado buena parte de la mañana.

No pudo seguir la estela de su referencia, la del estadounidense Kerron Clement, oro en Osaka, y poco a poco fue cediendo terreno hasta carecer de la fuerza necesaria para iniciar una remontada, sin duda sufría la debilidad que anunciaba en su blog.

Clement cumplió con una fácil victoria (49.42), por delante del griego Periklis Iakovakis (49.50), campeón de Europa, y del jamaicano Isa Phillips (49.55).

Dai Tamesue, aquel japonés al que se recordaba por haber derrotado a 'Superfélix' el 2 de julio de 2001 en Zagreb cuando Sánchez comenzaba a dominar el panorama internacional, le superó también, pero tampoco le valió para pasar de ronda.

El asiático marcó un crono de 49.82 y el dominicano de 51.10 y firmó una quinta plaza otrora impensable. Félix Sánchez, derrotado, se arrodilló en la pista y cuando se levantó se colocaba las manos en la cara, en el rostro de la decepción.

El que agradeció su mal tiempo fue el panameño Bayano Kamani, finalista en Atenas 2004, que tampoco estuvo nada fino y concluyó cuarto de su serie, pero se clasificó a través de la repesca gracias a un tiempo de 49.05, lo mismo que le ocurrió al puertorriqueño Javier Culson (49.60). También logró el pase, pero por puestos, el brasileño Mahau Sugimachi (49.45).

La cubana Yargelis Savigne presentó en cambio su candidatura al oro en el triple salto, cuya final tendrá lugar el domingo, ya que se pedían 14,45 y se fue en el segundo intento hasta 14,99, por lo que a partir de ahí se limitó a ver a sus rivales.

Superó por siete centímetros a la griega Hrysopiyi Devetzi, la mejor este año y por tanto una de sus grandes rivales, en tanto que también estará otra histórica campeona como la rusa Tatyana Lebedeva y su compatriota Victoria Gurova.

No estarán en la final sus compatriotas Mabel Gay, que se quedó con 14,19 a nueve centímetros, y Yarianna Martínez ni la brasileña Gisele de Oliveira.

La también caribeña Yarelis Barrios, bronce en Osaka, hizo lo propio en el lanzamiento de disco, con un tiro de 62,23, y volverá a estar en la lucha por los metales de una gran competición. Al contrario en su prueba que su compatriota Yania Ferrales (tan solo 59,87), la brasileña Elisangela Adriano (58,84) y la argentina Rocio Comba, quien con 51,36 solamente superó a una atleta de Isla Cook.

A la espera de los 20 kilómetros marcha, donde siempre Latinoamérica deposita grandes esperanzas de éxito, sobre todo con el ecuatoriano Jefferson Pérez y la armada mexicana, la primera jornada fue en líneas generales discreta para Latinoamérica, con más sombras que luces.

Alegrías dieron en 800 metros Rosibel García al convertirse en la primera colombiana que alcanzaba las semifinales olímpicas, y la cubana Zulia Calatayud, que quiere acercarse a ser la que fue cuando se proclamó campeona mundial en Helsinki y se metió también en la penúltima ronda tras ganar su serie.

Todos los participantes en 1.500 metros sucumbieron a las primeras de cambio, como el argentino Javier Carriqueo y el puertorriqueño David Freeman, quienes no obstante hicieron marca de la temporada con 3:39.36 y 3:39.70, respectivamente, así como el brasileño Hudson de Souza (3:37.06) y el ecuatoriano Byron Piedra (3:45.57).