Público
Público

Ferguson pone el Mundial de Clubes por delante

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El entrenador del Manchester United, Alex Ferguson, pidió el martes a sus jugadores que dejaran un legado duradero al convertirse el primer equipo británico en ganar el Mundial de Clubes de la FIFA que se disputa en Japón.

El entrenador escocés insistió en las potenciales recompensas que los suyos pueden obtener del largo viaje a Asia por encima del posible daño en su lucha por el título de la Premier League.

"Lo esencial de esto para nosotros es ser campeones del mundo. Dentro de 30 años, uno podrá mirar hacia atrás y decir: 'Manchester United campeón del mundo'", dijo Ferguson durante una rueda de prensa.

"Para mí, de eso se trata nuestro club y es por eso que es importante para nosotros ganarlo", agregó.

El Manchester, que llegó a Japón el lunes tras empatar con el Tottenham Hotspur el fin de semana, se enfrentará el jueves al club local Gamba Osaka en una de las semifinales del Mundial que se jugará en Yokohama.

"Es un gran incentivo para nosotros convertirnos en campeones mundiales. Uno no puede ganar la Premier League en diciembre. Lograr ese incentivo es más importante que cualquier cosa que pueda pasar en la Premier", señaló Ferguson.

"Espero que estemos en Abu Dhabi el año que viene porque querrá decir que tuvimos éxito", dijo en referencia a la próxima sede del Mundial.

El United ya fue campeón en 1999 de la Copa Intercontinental, el torneo predecesor del Mundial de Clubes que enfrentaba al campeón europeo y al sudamericano, cuando venció por 1-0 al Palmeiras de Brasil.

En 1968 perdió por un total de 2-1 frente al Estudiantes de La Plata de Argentina cuando la Copa Intercontinental se disputaba a dos partidos.

En esta edición del Mundial, el United es el gran favorito. La otra semifinal la disputan el miércoles el Pachuca de México y la Liga Deportiva Universitaria de Quito de Ecuador.

De todos modos, Ferguson admitió que el mayor obstáculo que enfrentarán sus jugadores será el largo viaje de 12 horas hacia Japón sumado a los dos partidos semanales.

"Lo más complicado es el cambio de horario en tan poco tiempo", dijo. Su próximo partido es contra el Stoke City el 26 de diciembre, cinco días después de la final en Yokohama.