Público
Público

La Feria Internacional del Libro de Guadalajara lamenta el escaso valor económico del español

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El valor económico de la lengua hispana, como un activo de amplia rentabilidad pero que todavía "se ha vendido muy poco", ha lamentado hoy la directora de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México), Nubia Macías, quien también ha recetado cultura, lectura y creatividad contra la crisis.

"Será porque en América Latina siempre nos hemos encontrado dentro de una permanente crisis económica y ya estamos acostumbrados, pero además del dinero también somos seres humanos y podemos afrontarla desde la creatividad", ha reflexionado Macías durante un encuentro informativo con la Agencia Efe en Valladolid.

El esfuerzo creativo y el trabajo diario, con la promoción de la lectura como piedra angular, ha mencionado como premisas de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), que entre los próximos 27 de noviembre y 5 de diciembre celebrará una nueva edición con la comunidad autónoma de Castilla y León como Invitada de Honor.

"En momentos de crisis, la cultura debe convertirse en un refugio para olvidar lo desacomodadas que están las cosas. Hay que apelar y alimentar el espíritu todos los días. No es un consuelo pero sí una necesidad para la gente", ha añadido Macías, directora de la FIL desde 2003 y de ascendencia española por las raíces navarras de su familia materna, emigrante en México.

Entre 125 y 150 millones de dólares genera de forma indirecta a la ciudad de Guadalajara, en el Estado de Jalisco, un certamen que en nueve días origina al menos un volumen de negocio aproximado de treinta millones de dólares, y que pasa por ser el encuentro más importante de la industria cultural del español en el mundo.

Macías, periodista de formación y que también ha ejercido en España como corresponsal de varios medios informativos de su país, ha expresado en ese sentido su convencimiento de que el idioma español "se ha explotado muy poco a pesar de que somos un mercado muy atractivo: hay que venderlo", ha exigido.

Ha lanzado en este punto el mensaje de que no se tenga "miedo" a esa empresa y de que se empiece a trabajar, entre otras vías, desde el acoplamiento de la informática "a las necesidades de nuestra lengua", hasta la publicación en español de contenidos científicos, algo tradicionalmente reservado al inglés.

Precisamente la FIL 2010 -a la que han confirmado su presencia autores como el mexicano Carlos Fuentes, el argentino Ricardo Piglia, el español Antonio Gamoneda y los colombianos Laura Restrepo y Darío Jaramillo-, va a rendir un homenaje al idioma común con una programación específica anudada con el epígrafe de "Los placeres de la lengua".

Responde a la idea de que "nos divertamos todos con el idioma", ha matizado Macías, y de la misma formará parte la presentación de sendos diccionarios, de americanismos y mejicanismos, con la participación de todas las academias hispanoamericanas y el protagonismo de Castilla y León, con medio centenar de autores, como Invitada de Honor del certamen y un amplio programa complementario.

"Tenemos que acabar entre todos con el mito de que el libro es algo únicamente reservado para la gente erudita, cuando debe ser un objeto de acercamiento absoluto a los niños y a los jóvenes con la consideración de algo cotidiano y no extraordinario", ha manifestado al directora de la FIL, que abrirá en un recinto de 35.000 metros.

El "secreto" del gran éxito de esta reunión cultural y económica, que desde hace casi un cuarto de siglo se celebra en Guadalajara (México), radica a juicio de su directora en la creación de "círculos virtuosos" que abarcan toda la cadena de la industria del libro: autor, editor, traductor, impresor, distribuidor, librero, bibliotecario y lector.

La "especialización de públicos" es otro de los retos permanentes de lo que ha definido como un trabajo "durísimo" en torno a la organización de la feria, surgida en el seno de la Universidad de Guadalajara y que recibe apoyo institucional, pero que se gestiona de forma autónoma a través de una corporación empresarial con la obligación de justificar y cubrir gastos.

Nubia Macías, presente en el organigrama de la FIL desde los diecisiete años de edad, no ha obviado la irrupción de las nuevas tecnologías en el mercado editorial, recientemente a través de los libros electrónicos (e-book), y que ha observado como una realidad que aún "no ha aterrizado", y menos en la América Hispana por su elevado coste en relación con los salarios.

Al margen del soporte en que se lea, ha dicho, "lo que no podemos perder de vista es la promoción de la lectura", ha concluido.