Publicado: 25.11.2013 17:42 |Actualizado: 25.11.2013 17:42

Fernández Díaz afirma que las cuchillas de Melilla causan heridas "superficiales" y "no son agresivas"

Sólo el PP se negó en el Congreso a retirar las concertinas de la valla, objeto de numerosas denuncias por parte de diversas asociaciones, incluida una de guardias civiles. Hasta el fiscal general del Estado ha ordenado investigar su inst

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado hoy que las concertinas instaladas en la vallas fronterizas de Melilla y Ceuta son elementos de seguridad que tienen un efecto disuasorio y que provocan "erosiones leves, superficiales" a aquellos que intentan sobrepasarlas.

Tras su vista con su homólogo italiano, Angelino Alfano, al centro de operaciones de la Guardia Civil, subrayo que las concertinas son una medida "no agresiva", cuyo objetivo es impedir la entrada de migrantes sin papeles a España y, por tanto, a la Unión Europea.

"Las vallas tanto en superficie como en altura que están instaladas en Ceuta no las ha inventado este Gobierno y con esto no estoy criticando a ningún gobierno", ha dicho en referencia al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero el ministro de Interior, quien ha insistido en que las concertinas se usan en los perímetros de las cárceles y en organismos internacionales como el BCE o el Parlamento Europeo.

"Esa es la realidad y dicho esto, en la defensa de los derechos humanos nadie nos va a ganar", añadió Fernández Díaz, convencido de que son más graves las consecuencias de caer desde lo alto de una valla que de intentar superar una concertina. Según Fernández Díaz, estos elementos están "estandarizados en su uso, son pasivos y no son agresivos", al tiempo que tienen como finalidad impedir el negocio de las mafias, que están siguiendo "muy directamente" esta polémica, pues les interesa el resultado. "Ellos no tienen escrúpulos. No piensan en derechos humanos sino en el negocio que tienen con personas que legítimamente se ven obligadas a buscar una mejor vida en otros países", zanjó.

La decisión de recuperar las cuchillas ha provocado un rechazo generalizado, no sólo entre las asociaciones defensoras de los derechos humanos sino también entre todos los partidos con representación parlamentaria, a excepción del PP, que tumbó una propuesta para su retirada.

Actualmente, el Gobierno estudia un informe elaborado por el Ministerio que dirige Fernández Díaz para decidir qué hacer al respecto. Así, el ministro confirmó durante el encuentro con Alfano que Mariano Rajoy lo tiene en su poder. El Ministerio está a la espera de conocer su valoración, aunque el presidente del Gobierno ya estaba al tanto del tema porque en su día fue titular del Interior.

La reaparición de las cuchillas (habían sido retiradas en 2007 por el Ejecutivo de Zapatero) también motivó que el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ordenase investigar su instalación. Además de las quejas que han suscitado las cuchillas, varias ONG han denunciado que el cuerpo armado lleva a cabo expulsiones ilegales a través de puertas de la valla. Los agentes españoles, según SOS Racismo, Médicos del Mundo o Prodein, entregan al Ejército marroquí a subsaharianos que logran saltar la verja en vez de llevarlos a comisaría para ser trasladados posteriormente al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), que se encuentra masificado.