Público
Público

Fernández de la Vega conoce el Haití más pobre y anuncia ayudas para las monjas españolas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La vicepresidenta primera del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, recorrió hoy algunas de las zonas más pobres de Haití, como la denominada Cité Soleil, donde visitó un centro de monjas españolas a las que anunció varias ayudas del Ejecutivo español.

La vicepresidenta cerró su agenda en Puerto Príncipe, donde se reunió con el presidente haitiano, René Preval, con una serie de actividades con las que quiso conocer de cerca cómo viven los ciudadanos de este país.

Desde el Palacio Presidencial, donde se entrevistó con Preval, la vicepresidenta se trasladó a un mercado de la capital en el que varias mujeres están al frente de su pequeño negocio gracias a microcréditos que han conseguido con la ayuda española.

La vicepresidenta conversó con algunas de ellas, se interesó por la situación en que se encuentran y recorrió varias dependencias del mercado en el que la práctica totalidad de sus puestos carece de las mínimas medidas de higiene.

Desde allí, se trasladó hasta el colegio de monjas españolas de Hijas de la Caridad de San Vicente Paul, que están al frente de lo que ellas mismas denominan un "oasis" en medio de un barrio de pobreza absoluta como el de Cité Soleil.

Fernández de la Vega expresó su admiración a las monjas por la labor que allí desempeñan (enseñanza y comedor para unos 1.300 niños, así como cuidados médicos) y expresó el apoyo del Gobierno español a la misma.

Un apoyo que concretó en una próxima ayuda de 240.000 euros para el fortalecimiento de la tarea humanitaria que realizan, al tiempo que se comprometió a que el Gobierno apruebe el proyecto de ampliación del centro cuando se haga el presupuesto de las obras.

Todo con el objetivo de lograr, según la vicepresidenta, "que la Cité Soleil sea la ciudad de la luz" y sea un ejemplo de apoyo al desarrollo de un país.

La responsable del centro, sor Pilar Pascual, agradeció la visita y, antes de acompañar a la vicepresidenta y al resto de la delegación española -de la que formaron parte las secretarias de Estado par Iberoamérica, Trinidad Jiménez, y de Cooperación, Soraya Rodríguez-, explicó el trabajo que realizan en favor de los pobres, de los que alabó su "coraje por sobrevivir".

En declaraciones a los periodistas, sor Pilar expresó el orgullo de su congregación por la labor que allí desempeñan y explicó que la situación en Haití está mucho más calmada en la actualidad, ya que la última revuelta de gravedad se remonta a febrero de 2007.

Varias decenas de niños con el uniforme del centro dieron la bienvenida a la delegación española y se convirtieron en protagonistas cuando interpretaron varias canciones y danzas y entregaron obsequios a la vicepresidenta, quien conversó y se fotografió con ellos.