Público
Público

Fernando Arrabal pone versos a las obras de cinco artistas chinos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las obras de cuatro pintores y un fotógrafo chinos han sido ilustradas con cien poemas escritos por Fernando Arrabal y recopilados en una colección de cinco libros gigantes que, después de pasar por Venecia y China, serán exhibidos en España.

Las espectaculares creaciones de los pintores Yu Minjun, Wang Guanui, Zhang Xiaogan, Yang Shaobin y el fotógrafo Wang Quing Song, llenas de color, alegorías y significados simbólicos, adquieren un nuevo sentido con los versos de Arrabal, para quien ha sido "una sorpresa ser elegido para este proyecto" y "un misterio que no podía imaginar", ha explicado e Efe el escritor y dramaturgo.

Con una altura de 125 por 85 centímetros, cada uno de estos libros gigantes pesa 61 kilos, el peso exacto del escritor, y una "coincidencia", según Arrabal, que confirma, "como decía Shakespeare, que las cosas suceden como tienen que suceder".

Arrabal ha presentado hoy junto con Ante Glibota, historiador de arte, coautor y responsable de la edición, el volumen "Metamorfosis de los seres y del espacio de Wang Quing Song", que contiene veinte poemas de veinte versos para ilustrar cada una de las obras de este fotógrafo.

"La ofrenda", "El Paraíso", "La Inundación" o "El dormitorio", son algunas de las fotografías de este artista afincado en Pekín, que capta con su objetivo las imágenes contradictorias de la globalización y del desarrollo acelerado que vive la ciudadanía China.

"Joven y prisionero, inserto mi rostro y mi severidad / Entre los barrotes de Coca-Cola y la desesperanza", escribe Arrabal para "Prisionero", una fotografía entre colores y la mirada sombría de un joven atrapado entre rejas.

Los autores han anunciado que pretenden llevar estos libros al Museo Reina Sofía, donde podrán contemplarse después de pasar por el Ateneo de Venecia y diversas galerías chinas.

"Me acabo de enterar de que soy millonario", ha bromeado Arrabal al presentar los libros, porque cada tomo, de los que se han editado 130 ejemplares, tiene un coste de 200.000 euros.

Escritos originalmente en francés, los poemas están traducidos al inglés y al chino, y componen así un novedoso y sorprendente proyecto que trasciende las fronteras chinas.