Público
Público

La feroz maldad de "Tito Andrónico", una rara obra de arte para Animalario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Shakespeare abrió en "Tito Andrónico" las entrañas del ser humano para revelar lo malvado y sangriento que puede llegar a ser, unos "despojos" atroces en los que la compañía Animalario ve la fascinante, rara y hermosa "obra de arte" que pondrá en escena a partir del jueves en el Matadero del Teatro Español.

Su director, Andrés Lima, ha presentado hoy junto al elenco, once actores encabezados por Alberto San Juan (Tito Andrónico), Nathalie Poza (Tamora), Javier Gutiérrez (Saturnino), Enric Benavent (Marco Andrónico) y Fernando Cayo (Aarón el Negro), esta "tragedia de venganza, asesinatos, fratricidios, violaciones y antropofagia" escrita por Shakespeare hacia 1593, cuando sólo tenía 22 años, y que es la primera incursión de Animalario en el teatro clásico.

Esta "espiral de violencia cocinada en un baño de sangre, este cruel retrato del ser humano" es, según Lima, un voluntario "despiece" de las entrañas del hombre para mostrar de lo que es capaz, "su peor yo", al que sólo puede redimir su aptitud para la compasión.

Los actores "sufren, odian, cogen asco" a Shakespeare y su tragedia -inspirada en Séneca y Ovidio y en la que se reconocen los horrores y locuras de las crónicas bizantinas e influencias de Christopher Marlowe o Thomas Kid- para construir al final una "función bellísima" gracias a la capacidad para la conmiseración y lástima del ser humano.

Lima está seguro de que esta bacanal del ojo por ojo en la Roma de Tito Andrónico es "perfectamente" trasladable a la España actual: "se ve cómo nos comemos los unos a los otros" en la lucha por el poder.

Para trasladar el "banquete antropófago" que se dan los personajes shakesperianos -Tito "cocina" para Tamora un pastel hecho con las entrañas de sus hijos- Lima ha trabajado con la idea de "la paella de los domingos de cualquier familia".

Es esa última cena "tan brutal" y a la vez cortés, afirma el director, la que acerca a Tito al mundo actual: "no son animales salvajes sino seres civilizados cuyas 'hazañas' se reflejan todos los días en los periódicos".

Ha vestido a los tribunos de traje "como los políticos de hoy en día", a Tito con una armadura, al emperador Saturnino con una corona de laurel y a Aarón le va "ennegreciendo" a medida que avanza el drama porque quería ir a la "esencia" de los personajes, a los que ha colocado en una gran mesa giratoria de celebración que es a la vez un volcán que escupe una saturnal de venganza, miedo y maldad.

Para Alberto San Juan la obra no es nada "exagerada" sino "realista" porque se trata de una sociedad que "acepta la violencia como forma de resolver los conflictos, una fórmula en la que parece que estamos condenados a continuar enredados".

Los personajes de "Tito Andrónico", una tragedia que empieza cuando el obediente general del mismo nombre vuelve de una guerra de diez años a un imperio que se desmorona y se enfrenta a la espiral de sangre que desata su familia y la de su rehén, la reina goda Tamora, viven en el "eterno dilema" de destruir al otro o convivir con el.

Para Animalario -la de "Alejandro y Ana", "Marat Sade" o "Urtain"- este ha sido, según el actor, "un salto en el vacío" porque por primera vez se han enfrentado a un texto clásico, aunque "triunfal", según el director del Español, Mario Gas, que ha calificado a la compañía de "paradigma y ejemplo de teatro contemporáneo".

La obra, un encargo del Festival de Mérida, donde se estrenó el pasado 8 de julio, estará, tras pasar por el Festival de Almagro, todo el mes de agosto en el Matadero, "el teatro más bonito de Madrid y el más apropiado para esta obra", según Lima, aunque "ya no se mate a nadie", ha apostillado Gas.