Público
Público

Ferran Adriá cree que España está cambiando en la forma de vender sus productos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cocinero Ferran Adriá aseguró hoy que "España está cambiando en la forma de vender sus productos" y consideró "equivocada" la estrategia que consiste en "llevar el producto fuera", y alabó los productos del mar de Galicia que consideró como "los mejores del mundo".

"Ahora la gente viene a conocer el producto aquí", comentó Adriá en una conferencia de prensa en Santiago de Compostela, donde se celebra el Fórum Gastronómico, que reúne a cientos de cocineros y expertos de varios países.

Para el cocinero catalán, la filosofía comercial debería orientarse en el sentido de ofrecer a los clientes "comer en el mejor estado posible" los productos de calidad.

Adriá lamentó que mientras Francia o Italia recurren a sus cocineros, ese no es el caso en España a la hora de promover determinados productos autóctonos, y apostilló: "hay que contar con los profesionales españoles".

Afirmó que Galicia tiene "los mejores productos del mar del mundo", al menos los que dijo haber degustado, y destacó que llegó a esa conclusión tras haber probado los japoneses, sobre los que tenía "dudas" de que pudieran superar a los de esta comunidad.

En ese sentido, alabó los moluscos y crustáceos de Galicia, destacó la elevada calidad del marisco en general y subrayó el prometedor futuro que suscitan las algas en la cocina.

Preguntado acerca de una iniciativa de las autoridades españolas en colaboración con otros países en favor de que la cocina mediterránea se inscriba en la lista del Patrimonio inmaterial de la UNESCO, Adriá observó que la gastronomía es producto de la historia, del cruce de culturas.

Así, advirtió a quienes piensan que la influencia de la cocina de los inmigrantes representa una "intoxicación", que "el 90 ó 95 por ciento de la cocina española estuvo durante ocho siglos salpicada de la cultura árabe" y que "muchos de los platos que uno cree que son superespañoles son en realidad de origen árabe".

El cocinero consideró que la elaboración culinaria está alcanzado un reconocimiento cultural sin precedentes, pero también alertó de los perjuicios que está ocasionando la obesidad, que alcanza "niveles increíbles".

Adriá, propietario del restaurante "elBulli", situado en Cala Montjoi (Rosas-Girona), distinguido con tres estrellas por la Guía Michelin y considerado entre los mejores del mundo, opinó que en el futuro los establecimientos que triunfarán serán los de pequeñas dimensiones "con poco personal".

Sin embargo, subrayó que "la cocina es un trabajo inhumano" y recordó que en esa profesión es necesario dedicarse intensamente durante el día y la noche, incluidos los fines de semana, y que por ello las mujeres suelen abandonar "cuando tiene niños".

Además, vaticinó que en los próximos años "habrá un cambio brutal en el servicio y la gastronomía" debido a la falta de personal, porque apostilló: "Hemos hecho una Europa de servicios en la que nadie quiere servir".