Público
Público

Ferrari compara el abandono de la F-1 con un relato de Christie

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ferrari ha comparado la desaparición de importantes fabricantes de vehículos de la Fórmula Uno con una historia de misterio de la escritora Agatha Christie, señalando como culpable al ex presidente de la FIA Max Mosley.

Toyota anunció el miércoles que se retira de este deporte, menos de un año después de que hiciera lo propio su rival japonés Honda y sólo días después de que BMW dijera adiós en la carrera que puso fin a la temporada en Abu Dhabi.

El proveedor de neumáticos Bridgestone también ha dicho que abandonará a finales de 2010, y se ha rumoreado que el consejo de Renault se reunió el miércoles para estudiar el futuro del ex campeón.

"Podría ser considerado como una parodia de 'Diez negritos', la novela de detectives de Agatha Christie (...) pero la realidad es mucho más seria. La Fórmula Uno continúa perdiendo actores importantes", comentó Ferrari en su página web (www.ferrari.com).

"La realidad es que esta gradual deserción de la F-1 tiene más que ver con una guerra librada contra los principales fabricantes de coches por parte de aquellos que administraron la Fórmula Uno durante los últimos años que con el resultado de una crisis económica", afirmó.

"En la obra de ficción de Christie, el culpable fue descubierto cuando todos los personajes murieron, uno tras otro (...) ¿Queremos esperar que esto ocurra o queremos escribir un final distinto en el libro de la Fórmula Uno?" añadió.

La Fórmula Uno debería tener más equipos la próxima temporada que los 10 que compitieron en 2009, con cuatro nuevas escuderías que ya han confirmado y el ex equipo BMW-Sauber, que busca regresar con nuevos dueños.

Sin embargo, Ferrari, la escudería más exitosa y glamurosa de este deporte, dijo que no serán sustitutos de los que se han ido.

"Debemos esperar y ver cuántos estarán realmente en la parrilla de salida en la primera carrera de la temporada que viene en Bahréin, y cuántos seguirán ahí a finales de 2010".

Los equipos de la Fórmula Uno fabricantes de coches se enfrentaron en reiteradas ocasiones a Mosley este año, incluso amenazando con iniciar su propio campeonato ante los planes del británico de introducir un límite presupuestario como parte de las medidas para recortar gastos.

Mosley renunció como presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) el mes pasado, y el ex jefe de Ferrari Jean Todt ganó una votación para sustituirle.