Público
Público

Ferrari se congratula por la decisión de la FIA y se centra en Monza

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La escudería Ferrari ha emitido un comunicado en el que se congratula por la decisión del Consejo Mundial de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) de no ampliar la sanción por las órdenes de equipo en el Gran Premio de Alemania, y señala que se centra en la siguiente carrera, en Monza (Italia) este fin de semana.

"Ferrari toma nota de la decisión del Consejo Mundial de la FIA por lo sucedido en el Gran Premio de Alemania y desea expresar su satisfacción por su intención de revisar el artículo 39.1 del reglamento deportivo de la Fórmula Uno", señala la 'Scuderia'.

"Ahora todos los esfuerzos del equipo se centran en la siguiente prueba, el Gran Premio de Italia, que se disputa en Monza este fin de semana.

El Consejo Mundial decidió hoy no ampliar la sanción a Ferrari por haber ordenado a Felipe Massa que se dejara adelantar por Fernando Alonso en le pasado Gran Premio de Alemania.

De esta forma, la escudería sólo tendrá que pagar la multa de 100.000 dólares impuesta al término de la carrera por los comisarios de la misma.

La FIA no ha tomado decisión alguna en términos de puntos, por lo que la clasificación de pilotos y de marcas se mantiene inalterada.

Las consignas de Ferrari al brasileño Felipe Massa el pasado 25 de julio permitieron al español Fernando Alonso imponerse en el Gran Premio de Alemania, lo que relanzó sus opciones de luchar por el Mundial de Fórmula Uno.

El piloto español se impuso en el circuito de Hockenheim después de que el brasileño le dejara pasar en la vuelta 46 tras recibir una orden en este sentido de los ingenieros de Ferrari, algo que prohíbe el reglamento de la FIA desde 2003.

"Fernando es más rápido que tu, ¿me puedes confirmar que has recibido el mensaje?", le dijo a Massa por la radio su ingeniero, Rob Smedley, una orden que acabó el brasileño, que se apartó en la siguiente curva para dejar pasar al español. "Bien hecho, lo lamento", agregó posteriormente Smedley.

Los comisarios de carrera impusieron a Ferrari una multa de 100.000 dólares, al tiempo que enviaron un expediente al Consejo Mundial, que ha decidido no aumentar la sanción.