Público
Público

Ferrovial interesado en la privatización de AENA si nombra al consejero delegado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La capacidad de nombrar al consejero delegado será determinante para que Ferrovial participe en la privatización del gestor aeroportuario español AENA, proyecto en el que el grupo constructor y de servicios tiene la vista puesta ante las incertidumbres a las que se enfrenta en el Reino Unido.

En un encuentro con la prensa, el consejero delegado de Ferrovial Aeropuertos, Iñigo Meirás, reconoció que la posible venta de algunos de los aeropuertos que gestiona en el Reino Unido, por mandato de las autoridades británicas de la competencia, ha hecho que el grupo estudie alternativas de inversión en otros mercados.

Entre ellas se encuentra la privatización del 30 por ciento de la actividad de gestión aeroportuaria que realiza AENA, una iniciativa en la que Ferrovial sólo está dispuesta a involucrarse si tiene capacidad de gestión, lo que pasa por nombrar al consejero delegado de la futura sociedad.

De no ser así, este proyecto será "mucho menos atractivo", según Meirás, quien señaló que en la compañía están a la espera de que el Gobierno decida cómo va a implementar la entrada del capital privado en los aeropuertos españoles.

De los detalles de la privatización dependerá no sólo la participación del grupo presidido por Rafael del Pino, sino también que decida hacerlo en solitario o acompañado de otros socios.

Ferrovial cuenta con la experiencia de los algo más de dos años y medio que lleva al frente del gestor aeroportuario británico BAA, que hoy anunció que ha puesto a la venta el aeropuerto londinense de Gatwick y que en los próximos meses podría verse obligado a vender otro aeródromo en Londres y uno en Escocia si finalmente así lo dictamina la Comisión de la Competencia del Reino Unido.

Según Meirás, el escenario ideal para Ferrovial habría sido no tener que deshacerse de ninguno de estos tres aeródromos, porque todavía pueden aportar rentabilidad a la compañía.

Frente a las autoridades británicas de la competencia, el grupo español argumenta que el problema de capacidad que tiene Heathrow no se solucionará con la venta de los otros dos aeropuertos que BAA posee en Londres (Gatwick y Stansted).

Para poder aumentar la capacidad de Heathrow en el medio plazo BAA tiene abiertos dos frentes, al haber solicitado tanto el uso mixto (aterrizaje y despegue) de las dos pistas con las que cuenta este aeropuerto como la construcción de una tercera pista nueva.

En lo que respecta al uso mixto, la compañía espera obtener el permiso necesario antes de 2012, fecha en la que Heathrow estará cerca de alcanzar los 80 millones de pasajeros anuales frente a los 68 millones actuales.

Más tarde llegará la licencia para la construcción de la tercera pista, que Meirás espera que esté en funcionamiento entre 2018 y 2020, fecha en la que ya se habrán superado los 90 millones de pasajeros por año.

El Gobierno británico ha calculado que para llevar a cabo la tercera pista de Heathrow, y una nueva terminal asociada a ella, son necesarios 9.000 millones de libras (11.340 millones de euros), de los que BAA tiene presupuestados 600 millones de libras (756 millones de euros) para la compra de suelo dentro de las inversiones previstas para el periodo 2008-2013.

El presupuesto para los próximos cinco años incluye 4.300 millones de libras (5.422 millones de euros) para el plan de modernización de las terminales 1, 3 y 4, que estarán abiertas durante su remodelación, así como para la reconstrucción completa de la terminal 2, que en breve será cerrada para iniciar las obras.