Público
Público

El Festival de Otoño de Madrid se traslada a la primavera a partir de 2010

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Festival de Otoño de Madrid cambiará sus fechas tradicionales de programación y se trasladará, a partir del año 2010, a la primavera, según anunció hoy el consejero de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid, Santiago Fisas.

En un encuentro con la prensa, Fisas justificó este importante cambio en un evento cultural plenamente consolidado entre el público madrileño en la necesidad de dar acomodo a una vieja reclamación de los teatros privados para que el Festival de Otoño no coincida con el inicio de la temporada teatral en la Comunidad y perjudique sus intereses.

El consejero se mostró totalmente convencido de que es posible complacer las demandas del mundo de los teatros privados sin que eso, a su vez, perjudique la programación del Festival de Otoño, para el que -dijo- se intentará mantener el presupuesto de tres millones de euros "si la crisis económica lo permite".

Además, Santiago Fisas se apoyó en la apertura de los Teatros del Canal -cuyo pliego de condiciones para su gestión fue aprobado ayer por el Consejo de Gobierno- para justificar ese cambio de fechas, y recordó que tanto esta gestión como la del Teatro Auditorio de El Escorial estarán bajo la dirección artística de Albert Boadella.

A principios de año se sabrá la empresa adjudicataria de la gestión de los teatros, que se verá obligada a asumir a las cerca de cuarenta personas que integran el Teatro Albéniz, hasta ahora utilizado por la CAM para su programación.

No obstante, el consejero aclaró que el adjudicatario podrá organizar su programa de espectáculos siempre bajo la supervisión de Albert Boadella, quien como director de la compañía Els Joglars, es previsible "y lógico", que programe alguna representación de la compañía e incluso estrenos en Madrid, aunque no existe ningún compromiso que le obligue a ello.

Según anunció Fisas, la próxima temporada se dará la paradoja de que habrá dos Festivales de Otoño en 2009, uno del 4 al 20 de noviembre y otro del 1 de julio al 31 de octubre.

En esa segunda programación de 2009 la empresa adjudicataria programará durante cuatro meses, mientras que en 2010 abarcará cinco meses (del 15 de junio al 15 de noviembre).

La imposibilidad de cambiar las fechas del Festival de Otoño para la próxima primavera ante la premura de tiempo ha hecho en 2009 se mantenga en las fechas de otoño y sea en 2010 cuando se consolide el nuevo Festival en primavera, que lógicamente deberá cambiar de nombre y podría pasar a llamarse Festival Internacional de Madrid.

Fisas admitió que el principal inconveniente del cambio es mover las fechas de un Festival "plenamente asentado" en Madrid que funciona "muy bien" entre el público, pero a cambio -dijo- las nuevas fechas se beneficiarán del hecho de coincidir con otros Festivales europeos como los de Viena, Bruselas, Holanda, Moscú, Nápoles o Avignon.

Esta coincidencia, aseveró, podría servir para traer grandes producciones teatrales a Madrid "a mejor precio" y, además, la programación del Festival en primavera permitirá que haya teatro en la ciudad "todo el año".

El consejero destacó, delante del director del Festival de Otoño, Ariel Goldenberg, su intención de potenciar este evento desde el punto de vista económico y "tratar de mantener" el presupuesto de 3 millones de euros con que cuenta actualmente "si la crisis lo permite", así como de darle una proyección más internacional y europea.

Además apostó por aprovechar espacios abiertos para programar actuaciones al aire libre y destacó que Albert Boadella, que tendrá un "derecho de veto" sobre las propuestas de la empresa adjudicataria, podría iniciar la programación de los Teatros del Canal a partir de mediados de febrero.

Fisas aclaró que la CAM tiene que estar fuera del Albéniz el 31 de diciembre, fecha en que caduca el contrato actual de alquiler que no ha sido renovado por parte del Teatro, y aseguró que existen negociaciones con el Ayuntamiento que podrían posibilitar que "siga habiendo teatro" en sus instalaciones y no sea cerrado.