Público
Público

El Festival de Sanremo comienza hoy en el 50 aniversario de "Volare" de Modugno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La 58 edición del Festival de la canción de Sanremo empieza hoy marcada por el reto de mantener un presupuesto ajustado y por la celebración del 50 aniversario de la victoria del tema "Volare", del inolvidable Domenico Modugno, en la famosa competición canora italiana.

El festival, que como siempre se celebra en el Teatro Ariston, comienza con las actuaciones del cantante Leny Kravitz, los bailarines del éxito de Disney "High School Musical", y los italianos Carlo Verdone y Anna Tatangelo.

El certamen se prolongará hasta el próximo sábado, cuando se elegirá al ganador. Desde hoy hasta esa fecha, todas las noches habrá competiciones, excepto el miércoles, que no habrá festival debido a que hay jornada del campeonato de fútbol.

En esta edición los organizadores de Sanremo han optado por figuras ya consagradas y que han actuado en anteriores ocasiones en el festival en vez de por "estrellas" del mundo del espectáculo de gran caché.

En anteriores ocasiones se llegaron a pagar a las figuras invitadas cantidades que en algunos casos llegaron al millón de euros.

Un ejemplo de la nueva política de contención de gastos es la actuación de Lenny Kravitz, que llega a Sanremo con los gastos ya pagados, ya que se encuentra en Italia promocionando su último disco.

En esta edición se rendirá homenaje al fallecido Domenico Modugno, que hace cincuenta años cantó por primera vez en el teatro Ariston -sede del Festival- "Volare", seguramente uno de las temas con mayor repercusión de la canción italiana.

Durante los cinco días de festival, 20 artistas consagrados y 14 jóvenes talentos competirán en dos categorías diferentes por obtener el reconocimiento del público a la mejor interpretación de una canción inédita.

Entre los artistas consagrados destacan los cantantes Eugenio, Bennato, Toto Cutugno, Fabrizio Moro, Paolo Meneguzzi, Loredana Bertè, Gianluca Grignani, Little Tony, Giovanotti y Max Gazzè.

Sanremo es algo más que un concurso ya que son pocos los festivales pueden vanagloriarse de haber aguantado más de cincuenta años en antena, siempre con altos niveles de audiencia, aunque en los últimos tiempos ésta haya empezado a sufrir un retroceso.