Público
Público

La fiesta del Madrid Arena tuvo menos seguridad para ahorrar

El coordinador de la seguridad exterior señala que hubo menos vigilantes para abaratar costes, y que tampoco hubo Policía Municipal en los accesos. Los abogados escucharon este viernes las llamadas de jovenes al 112 alertando de que no pod

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El coordinador de la empresa Seguriber, Juan José París Nalda, ha declarado este viernes al juez que, la noche de la tragedia del Madrid Arena, la empresa redujo el número de vigilantes con el objetivo de abaratar costes. Asimismo, ha dicho que no había Policía Municipal ni personal de seguridad en los accesos y otros puntos habituales del pabellón, donde se produjo la avalancha en la que murieron cinco jóvenes el 1 de noviembre de 2012.

Abdón Núñez, el abogado de la familia de Belén Langdon, una de las víctimas de la tragedia, lo ha avanzado así durante un receso de la declaración de París Nalda en calidad de imputado ante el titular del Juzgado de Instrucción número 51, Eduardo López-Palop, que investiga la causa.

París Nalda ha precisado que la puerta F-4 de Lago, por la que entraron miles de personas al recinto, estaba abierta y allí no había ni Policía Municipal ni personal de seguridad, según el letrado.

Ha indicado que la noche de los hechos hubo una reducción de 46 a 38 del número de empleados de Seguriber en el Madrid Arena, a pesar de que la plantilla era superior en otros eventos.

El coordinador de Seguriber ha manifestado que desconocía el pliego de condiciones del contrato en el que figura que Seguriber se encargaba de la seguridad interior y exterior del recinto, al tiempo que ha mantenido que su empresa solamente se ocupaba de la seguridad exterior del pabellón.

Ha detallado que desconocía el plan de seguridad y vigilancia del evento y que el día de los hechos no hubo una inspección de la Delegación del Gobierno, sino que fue una visita en la que hubo una entrega de documentación.

París Nalda ha explicado que la noche de la tragedia solo cumplía órdenes del coordinador de Operaciones y Proyectos de Madrid Espacios y Congresos, Francisco del Amo.

Antes de esta declaración, los abogados escucharon las llamadas al 112 registradas la noche de la tragedia. Al menos 8 de las 21 llamadas ponen de manifiesto que los asistentes alertaron de la situación vivida y de que las puertas habrían estado cerradas impidiendo que los jóvenes salieran del edificio.

'Todas las puertas están cerradas, no nos dejan salir'. Ésta es una de las frases que se han podido escuchar en las cintas auditadas esta mañana ante las partes personadas en el caso, según ha señalado el abogado Abdón Núñez, que defiende a la familia de Belén Langdon.

Las partes han sido citadas esta mañana para escuchar el contenido de un total de 21 llamadas realizadas la noche de la tragedia al 112 y que, precisamente, han sido elegidas por la Policía ante la importancia que pueden tener en el sumario.