Público
Público

La FIFA pospone su decisión sobre las sedes para el Mundial 2014

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La FIFA anunciará las 12 ciudades que serán sedes de la Copa Mundial 2014 en Brasil en mayo, y no a finales de este mes como estaba previsto originalmente, dijo el miércoles la máxima autoridad del fútbol mundial.

La decisión debía ser anunciada originalmente en un encuentro del comité ejecutivo de la FIFA en Zurich entre el 19 y 20 de marzo, después de que 17 ciudades se presentaron como candidatas.

La FIFA dijo que el retraso se debe a una decisión de aumentar el número de sedes de 10 a 12, por solicitud de Brasil.

"La selección de las 12 ciudades anfitrionas para la Copa Mundial 2014 de la FIFA se realizará en el encuentro del comité ejecutivo correspondiente a fines de mayo (...)", dijo el organismo en un comunicado publicado en el sitio en Internet de la Confederación Brasileña de Fútbol (www.cbf.com.br).

"Como no hay una necesidad imperativa de tomar una decisión inmediata sobre la elección de las ciudades sedes, la FIFA, en un acuerdo con la Comisión Organizadora Local Brasileña, han optado por dar más tiempo al análisis de los informes recibidos después de la última inspección realizada a 17 ciudades de Brasil", agregó.

Las candidatas son Río de Janeiro, Sao Paulo y Belo Horizonte en el sudeste, Porto Alegre, Curitiba y Florianópolis en el sur, Campo Grande, Cuiaba, Goiania y Brasilia en el centro occidental, Salvador, Natal, Recife y Fortaleza en el noreste, junto a las ciudades amazónicas de Rio Branco, Manaus y Belén.

Brasil ganó el derecho a organizar el torneo en octubre de 2007, en una candidatura que no tuvo rivales.

La FIFA había destinado la competencia en Sudamérica bajo el ahora abandonado sistema de rotación y ningún otro país de la región presentó una postulación.

Los brasileños están divididos sobre si el país debería ser anfitrión del torneo, en momentos en que muchos creen que se debería dar prioridad al gasto para solucionar problemas como la pobreza, el desempleo y la creciente cantidad de delitos.

Los críticos también se preguntan si Brasil podrá mejorar la estructura de sus estadios y su desvencijado sistema de transportes para que cumplan con los criterios que exige la FIFA.