Público
Público

La filial alemana de ACS vende sus aeropuertos por 1.100 millones

Hochtief se desprende de su negocio aeroportuario, con instalaciones en Atenas, Budapest, Dusseldorf, Hamburgo, Sydney y Tirana, para centrarse en la construcción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La constructora alemana Hochtief, filial de la española ACS, comunicó el martes la venta de su división de aeropuertos al fondo de pensiones de funcionarios canadienses PSP Investments por 1.100 millones de euros, unos ingresos con los que buscará reducir deuda e invertir en el negocio de infraestructuras. La división tiene aeropuertos en Atenas, Budapest, Dusseldorf, Hamburgo, Sydney y Tirana.

En abril, la constructora alemana recibió varias ofertas por el negocio aeroportuario. Hochtief tuvo que frenar la venta este año al no poder encontrar interés por el negocio a un precio de 1.500 millones de euro, pero reanudó el proceso de venta posteriormente.

El consejero delegado de Hochtief, Marcelino Fernandez Verdes, que asumió el cargo en noviembre, busca dejar los negocios de aeropuertos e inmobiliaria para recortar la deuda de la compañía, a la que quiere convertir en líder mundial en infraestructuras. La operación se enmarca en el plan estratégico de Hochtief, que contempla la rotación de activos no estratégicos y centrarse en infraestructuras con el fin de reducir su deuda. En esta línea, la empresa trabaja actualmente en la venta de las instalaciones de energía verde y las actividades relacionadas con este sector, y en buscar socios para la rama inmobiliaria.

La filial alemana de ACS mantuvo en el primer trimestre del año los resultados positivos con que logró cerrar 2012, dado que obtuvo un beneficio neto e 43,5 millones de euros, frente a la pérdida de 34,8 millones de un año antes. Las ventas de la compañía se situaron en 5.500 millones de euros, importe similar al del mismo periodo de 2012, y el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en 189,1 millones. A escala operativa, Hochtief cerró el trimestre con una cartera de proyectos pendientes de ejecución por valor de 50.690 millones de euros, un volumen similar al de la misma fecha de 2012, tras lograr nuevas obras por 5.550 millones, un 27% menos.

Ante estos datos, la compañía que consolida en las cuentas de ACS ha revisado al alza sus previsiones para el conjunto de 2013, ejercicio que espera cerrar con un beneficio neto de entre 180 y 220 millones de euros, frente a la estimación inicial de entre 174 y 190 millones de euros. En 2012, el grupo germano ganó 158 millones. Esta nueva previsión ya incluye en su cálculo la venta de la división de aeropuertos que, no obstante, la empresa no espera que tenga un impacto significativo en los beneficios.