Público
Público

Filipinas aumentará las operaciones militares contra los rebeldes si no abandonan los pueblos católicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La presidenta filipina, Gloria Macapagal Arroyo, amenazó hoy a los rebeldes musulmanes con incrementar las operaciones militares para aplastarles si continúan poniendo en peligro el proceso de paz con sus ataques contra poblados católicos.

La jefa del Estado ordenó a las fuerzas de seguridad defender cada centímetro del territorio del sur de Filipinas contra los insurgentes, que serán "aplastados" por el Ejército si no obedecen.

Al menos 16 personas han sido asesinadas a balazos y machetazos, decenas han quedado heridas y casas de varias aldeas incendiadas desde que presuntos guerrilleros del Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI) irrumpieron a primera hora de la mañana en un puñado de pueblos de mayoría católica de la provincia de Lanao del Sur.

Los rebeldes reanudaron los ataques en uno de sus bastiones en el sur del archipiélago, sólo 24 horas después de que cuatro soldados y tres paramilitares fallecieran en otra emboscada también atribuida a la guerrilla.

Un portavoz del FMLI culpó de los ataques a facciones disidentes y a la incertidumbre sobre el proceso de paz, mientras el Gobierno exigió al grupo que controle a sus combatientes, si no quiere sufrir una represalia en forma de una nueva ofensiva militar.

La última ola de violencia sigue a los intensos enfrentamientos librados la pasada semana después de que los rebeldes ocuparan 13 pueblos en la provincia de Cotabato del Norte, situada al sur de Lanao del Sur en la isla de Mindanao.

Esos combates dejaron casi medio centenar de muertos y más de 165.000 desplazados en Cotabato del Norte, de donde nació el recurso que llevó hace dos semanas al Tribunal Supremo a suspender temporalmente la firma de un pacto entre el Ejecutivo y el FMLI.

Según ambas partes, el memorando de entendimiento iba a allanar el camino para lograr un acuerdo de paz que pondría fin a décadas de guerra en una de las zonas más pobres del país.

Fundado en 1984, el FMLI es la mayor organización separatista de Filipinas con más de 12.000 militantes, muchos de los cuales siguen combatiendo al Ejército pese al alto el fuego en teoría vigente desde 2003.