Público
Público

Los filipinos acuden a votar en unos comicios empañados por la violencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los filipinos acuden hoy a las urnas para elegir a sus representantes en los municipios del país, en unos comicios empañados de violencia por los asesinatos de 25 personas durante la campaña electoral.

En estos comicios se eligen a los alcaldes y miembros del consistorio de unos 42.000 municipios repartidos por el archipiélago, con especial atención a las localidades del sur, donde las fuerzas de seguridad están en estado de alerta ante eventuales brotes de violencia.

"Hemos montado puestos de asistencia a la seguridad en los centros de votación para asegurar que la votación transcurre de forma ordenada y pacífica", dijo a los periodistas el jefe de la Policía Nacional, Agrimero Cruz.

En las últimas elecciones municipales, celebradas en 2007, 20 personas murieron por disputas entre seguidores de distintos candidatos y cerca de otras 40 resultaron heridas.

Antes de la votación, el Gobierno de Manila estableció controles de seguridad a lo largo y ancho del archipiélago con la finalidad de controlar el trasiego de armas de fuego y hacer cumplir la normativa que prohíbe la venta de alcohol.

La votación se ha suspendido en 1.544 circunscripciones, proporción que representa en torno al cuatro por ciento del total, porque no habían recibido el material electoral.

Fuentes de la Comisión Electoral señalaron que las elecciones en estas zonas se celebrará mañana, día 26.

El presidente filipino, Benigno Aquino, depositó su voto en un colegio electoral de la ciudad de Tarlac, a unos 160 kilómetros al norte de Manila.

En declaraciones a la prensa, Aquino indicó que la Comisión Electoral ampliará varias horas el horario de la votación por las anomalías surgidas en muchos colegios, la mayor parte debidas a la falta de papeletas.