Público
Público

Fillon reitera que el crecimiento del PIB francés será inferior al 1% en 2010

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El crecimiento económico de Francia alcanzará el 0,75 por ciento en 2010, según la previsión del Gobierno galo que hoy confirmó su primer ministro, François Fillon, quien reconoció que el déficit en 2009 será de 140.000 millones de euros.

Fillon, en una entrevista con el diario Le Journal du Dimanche, adelantó las líneas generales del Presupuesto que su Gobierno presentará el miércoles ante el Parlamento, y reconoció que su previsión de crecimiento económico es modesta.

"El consenso de los expertos es más optimista, pero he preferido mantener un objetivo prudente", señala Fillon, quien calcula que Francia tendrá en 2009 un crecimiento negativo del 2,25% de su Producto Interior Bruto (PIB).

"Prefiero, con el presidente de la República, reevaluar, si es necesario, antes de pecar de exceso de optimismo", agrega el primer ministro en relación con la previsión de recuperación económica para 2010.

"Se siente una recuperación económica mundial. La dificultad es la de acompañarla para reforzar su alcance", precisa Fillon, quien reconoce por otro lado que el desempleo seguirá aumentando.

"Proclamar demasiado rápidamente el retorno del crecimiento podría ser indecente en un país marcado por el desempleo", se justifica el primer ministro, después de que esta semana se anunciara que el desempleo alcanza ya a 2.553.300 de franceses.

Pero Fillon considera que la economía gala solo podrá estar en condiciones de crear empleo si crece por encima del 2%.

En cuanto a los detalles del Presupuesto, el primer ministro confirma que el déficit se reducirá en 2010, según sus previsiones, hasta los 115.000 millones de euros, y que se recortará en 33.000 personas el número total de funcionarios públicos.

Además, el Gobierno prevé mantener medidas de apoyo como el incremento del número de préstamos concedidos sin interés, la exoneración de cargas sociales para las pequeñas y medianas empresas que creen empleo, y la subvención para la adquisición de vehículos nuevos.

En este caso, la prima se verá reducida desde los mil euros actuales a los 700 euros desde el 1 de enero, avanzó Fillon.

El Gobierno prevé además recortar en 6.000 millones de euros las cargas empresariales a través de la supresión de la tasa profesional, un impuesto que desde sectores como el del automóvil se considera que estimula la deslocalización empresarial.

Fillon también se pronuncia sobre el nuevo impuesto sobre las emisiones de dióxido de carbono, anunciado ya por el presidente, Nicolas Sarkozy, y que se aplicará desde 2010 a particulares y empresas consumidores de combustibles fósiles.

Ese impuesto será de 17 euros por tonelada de CO2, lo que significa, por ejemplo, un encarecimiento de 4 céntimos de euro por litro de gasóleo, de 4,5 céntimos para la gasolina o una subida media del 8% en la factura de calefacción de fuel.

Pero Fillon insistió en que la compensación prevista -la devolución vía rebajas fiscales- será "integral" y que por ello espera que los franceses acepten el nuevo impuesto, que él prefiere denominar "anticarbono", como un "instrumento eficaz al servicio del medio ambiente".

El primer ministro calificó precisamente al proyecto de Presupuesto de 2010 de "voluntarista y verde", y añadió que otros dispositivos estarán dirigidos a fomentar medidas de desarrollo sostenible, como el apoyo a deducciones fiscales por la compra de primeras residencias que tengan un certificado de eficiencia energética.