Público
Público

Filmes sin pretensiones para la recta final del festival de Toronto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una serie de filmes sin pretensiones sobre las relaciones familiares ("Peep World"), el "apartheid" ("The Bang Bang Club") o la invasión de Irak ("Route Irish") dominan hoy los estrenos del Festival Internacional de Cine de Toronto que empieza a encarar ya su recta final.

Como cada año, el paso del ecuador del Festival Internacional de Cine de Toronto se traduce en una rápida desaparición de los grandes nombres de Hollywood lo que permite centrar el interés en otras películas y protagonistas.

Y la ciudad, asediada por incontables fiestas, cócteles y cenas con la flor y nata del mundo cinematográfico, empieza a recuperar un tono más tranquilo y habitual.

Tras las cuatro ruedas de prensa del martes, protagonizadas por nombres del calibre como Keanu Reeves, James Caan, Natalie Portman o Nicole Kidman, los organizadores de la muestra de Toronto no han programado ninguna conferencia hoy. Mañana está previsto que Jennifer Connelly y Ed Harris hablen con los medios.

A parte del filme de Connelly y Harris, "What's Wrong With Virginia", las Galas programadas para hoy también son más intrascendentes, como lo es la cómica estadounidense Sarah Silverman, una de las protagonistas de "Peep World".

El filme, dirigido por Barry Blaustein ("Beyond the Mat", 1999, o "The Ringer", 2005) es una comedia negra sobre una particular familia que planea reunirse para celebrar el 70 aniversario del patriarca del clan, interpretado por el actor Ron Rifkin.

Para ello, cuatro hermanos (interpretados por Ben Schwarz, Michael C. Hall, Rainn Wilson y Silverman) organizan una cena en la que las rivalidades fraternales explotan gracias a que el más joven de todos ha conseguido que un libro que narra los detalles más íntimos de la familia se convierta en un éxito de ventas.

La segunda película del programa de Galas de TIFF es la coproducción entre Sudáfrica y Canadá "The Bang Bang Club", dirigida por Steven Silver, un especialista en documentales que debuta con este largometraje en el mundo de la ficción.

El título de la película proviene del nombre de guerra con el que se conocía a cuatro jóvenes fotógrafos blancos sudafricanos (Greg Marinovich, Kevin Carter, Ken Oosterbroek y Joao Silva) que entre 1990 y 1994 retrataron con dolorosos detalles los horrores del sistema de "apartheid" en el país africano.

El filme, basado en hechos reales, se centra en los instantes finales del "apartheid", tras la liberación de Nelson Mandela en 1994, y las batallas campales que los fotógrafos capturaron con sus lentes y trasladaron a todo el mundo, lo que supuso sendos premios Pulitzer para Marinovich y Carter.

Mientras que "Peep World" y "The Bang Bang Club" han conseguido atraer a los críticos que asisten al XXXV Festival Internacional de Cine de Toronto, el estreno hoy de "What's Wrong With Virginia" ha sido acogido con menos entusiasmo por los medios.

El filme es el primer largometraje de Dustin Lance Black, quien ganó un Óscar al mejor guión por "Milk" (2008), la historia del primer concejal del ayuntamiento de San Francisco que declaró abiertamente su homosexualidad.

En "What's Wrong With Virginia", Black intenta retratar la hipocresía social de una pequeña ciudad estadounidense del llamado "cinturón de la Biblia".

Virginia, interpretada por Jeniffer Connelly, es una madre con problemas mentales que mantiene una relación sexual adultera con el "sheriff" de la localidad, Richard Tipton (Ed Harris).

La situación se complica cuando Tipton decide expandir su carrera política y apuntar al Senado del estado, momento en el que su aventura con Virginia se puede convertir en una rémora.

Otro de los filmes que se estrenan hoy y que están generando atención en Toronto es la británica "Route Irish" del director inglés Ken Loach y que está coproducida en parte con España.

"Route Irish", con un guión de Paul Laverty, el colaborador habitual de Loach, se centra en Fergus (Mark Womack), un antiguo soldado británico que en 2007 regresa a su país tras prestar servicio en Irak como guardia de seguridad.

Fergus atiende al funeral de un antiguo camarada en armas que ha muerto en la llamada "ruta irlandesa" ("route irish"), un tramo de una autopista de Bagdad conocida por su peligrosidad, y recibe un móvil que pertenecía a su amigo con un vídeo de una masacre de civiles iraquíes.

Las imágenes provocan que Fergus inicie una investigación para desentrañar lo sucedido lo que permite a Loach reflexionar sobre el controvertido tema de la invasión y ocupación de Irak por parte de los países occidentales.