Público
Público

La filosofía de la masía del Barça desembarca en la India

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La filosofía formativa del Barcelona ha desembarcado en la India, territorio casi virgen para el fútbol, con la celebración en el país del primero de los cerca de 60 campus que el Barça dará para cerca de 10.000 niños y jóvenes indios.

Tres técnicos del fútbol base barcelonista se han desplazado a Nueva Delhi para impartir la primera tanda de sesiones formativas, que en su primer día dieron la bienvenida a 360 entusiastas pequeños de entre 8 y 14 años, entre ellos 60 niñas.

Tanto los técnicos del club catalán como la empresa india que coorganiza los campus, Conscient Football, insisten en que más allá del componente deportivo se pretende que los niños que pasen por los campus del Barça aprendan una serie de valores humanos.

"Nosotros entendemos a los jugadores como personas y la formación que intentamos transmitir incluye también valores como el respeto, el trabajo en equipo o la solidaridad", dice con convicción Aleix Gibert, uno de los entrenadores llegados de la Ciudad Condal.

Durante los próximos tres años, el Barcelona organizará cerca de veinte campus anuales en diversos puntos de la India, un enorme país en el que el fútbol es un deporte minoritario -excepto en algunas zonas, en especial la ciudad de Calcuta-, aunque eso está cambiando.

"Ahora los niños quieren jugar fútbol porque es 'guay', en el colegio todos quieren ser futbolistas", dice Jaishree Goyal, una de las numerosas madres que esperan junto al terreno de juego sin entender demasiado los ejercicios que realizan sus hijos.

"Cada vez son más los jóvenes y niños que eligen el fútbol por encima del críquet (el deporte más popular), quizás porque es más rápido y energético", recalca la directora de Conscient Football, Anu Jain.

"La India es un país emergente y nos interesa entre otras cosas por su volumen de población, pero nuestra primera prioridad es que los niños hagan deporte y adquieran formación deportiva", dice el director de la escuela de fútbol del Barça, Xevi Marcé.

"Queremos peinar el país, ver el nivel futbolístico que encontramos, su cultura y sus costumbres, para luego poder hacer un plan específico de formación para este país", añade Marcé.

La apuesta del club azulgrana por Asia es clara y hace poco más de un mes puso en marcha su escuela de fútbol en la capital surcoreana, Seúl, cuya inauguración contó con la presencia de un recordado ex jugador azulgrana, Julio Alberto.

Los campus de la India los capitanea Josep Moratalla, otro ilustre veterano que jugó en el mismo equipo de la década de los ochenta, junto a Maradona y Schuster.

"Nos hemos encontrado mucho entusiasmo y siguen mucho al Barça y su política de formación. Hemos venido a compartir los conceptos básicos de lo que hacemos en el terreno de juego y también la formación más allá del terreno de juego", destaca el excentral.

La pasión por el actual Barcelona se destila de las palabras de muchos de los niños que visten orgullosos la zamarra de entrenamiento que reciben los asistentes al campus.

"Me gustan porque tienen un estilo de juego muy sistemático y muy buenos jugadores: Messi, Xavi, Iniesta y Víctor", dice sonriente Tejees, un aspirante a portero de once años.

Muchos de los padres confiesan no saber nada o casi nada de fútbol y valoran en cambio la experiencia que significa un entrenamiento como este para sus hijos, en especial por parte de una institución que cuida tanto su base formativa.

Pero no todo son valores: el Barça también es una forma de jugar y eso se aprecia en las indicaciones de uno de los técnicos catalanes a su grupo de pupilos, los más pequeños, en una jugada aparentemente trivial.

El guardameta saca de portería lanzando el balón tan lejos como puede pero sin ningún control; el "míster" responde parando la sesión y recordando a los extrañados chicos uno de los dogmas de la casa: "Queremos el balón y jamás se lo regalamos al contrario". Pau Miranda