Público
Público

Un finiquito de 50 millones de euros

Porsche, con una deuda de 10.000 millones de euros, despide a su consejero delegado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El consejo de supervisión del fabricante alemán de automóviles deportivos Porsche acordó este jueves la destitución del consejero delegado de la compañía, Wendelin Wiedeking, quien recibirá una indemnización de 50 millones de euros por la rescisión de su contrato, que vencía en 2012.

La salida de Wiedeking, primer ejecutivo de la firma de Stuttgart desde 1992, se inscribe en el proceso de integración con Volkswagen, donde Porsche ostenta el 50,76% del capital, y en la inyección de capital que la empresa espera recibir de Qatar para sanear su situación financiera, ya que acumula una deuda de más de 10.000 millones de euros.

Además, el consejo de supervisión decidió también destituir al director financiero de la empresa, Holger Haerter, quien percibirá una indemnización de 12,5 millones de euros.

El nuevo presidente de Porsche será Michael Macht, hasta ahora máximo responsable de Producción de la empresa, que contará como 'mano derecha' con Thomas Edig, quien era el máximo responsable de Recursos Humanos y de Relaciones Laborales de la firma automovilstica.

Porsche elevó el pasado año su participación en Volkswagen hasta el 50,76%, lo que le situó como primer accionista del consorcio de Wolfsburg, primer fabricante de automóviles de Europa. Además, avanzó su intención de incrementar dicha participación hasta el 75%.

Sin embargo, la compañía ha ido acumulando un fuerte endeudamiento que supera actualmente los 10.000 millones de euros, lo que le ha llevado a renunciar al objetivo de alcanzar el 75% de Volkswagen, y a optar por una integración con la compañía que preside Martin Winterkorn.

Además, el fabricante de coches deportivos espera recibir una inyección de liquidez por parte de un fondo soberano qatarí, que podría situarse en el entorno de los 5.000 millones de euros.

Todo este proceso se inscribe en el histórico enfrentamiento entre los dos grandes accionistas de Porsche, las familias Porsche y Piëch.