Público
Público

El FIS acoge "Blue Planet", réquiem por un mundo contaminado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Festival Internacional de Santander (FIS) acoge este fin de semana el espectáculo multimedia "Blue Planet", codirigido por Peter Greenaway y Saskia Boddeke, en el que se ofrece un "réquiem" por un "planeta azul cada vez más contaminado", aunque también "se celebra lo bueno que aún existe".

Así lo ha explicado hoy en conferencia de prensa la directora de teatro y ópera holandesa Saskia Boddeke, quien ha hecho hincapié en que el espectáculo no hace "juicio moral" ni pretende dar una "respuesta" sobre la situación en la que se encuentra el mundo, sino provocar o reflejar un "estado de la mente".

"Blue Planet", inspirado en la historia bíblica de Noé del libro del Génesis, es un espectáculo que tiene el formato de un oratorio moderno multimedia que mezcla el trabajo del actor con el canto, la tecnología y la música del compositor serbio Goran Bregovic, que interpretan seis músicos en directo.

La mayor protagonista de este drama musical, escenificado con pantallas, proyección de luces y una balsa de lluvia, no es Noé sino su mujer, que ya no tiene ninguna complicidad con un marido que ha ensuciado tanto el mundo que se ha visto obligada a pedirle a Dios que lo inunde para limpiarlo.

El espectáculo propone una reconstrucción libre de Noé y el Diluvio Universal, entremezclando lenguas (castellano, francés, inglés e italiano) con traducción simultánea y remitiendo a los textos antiguos que señalan a los hijos de Noé como los orígenes de todos los habitantes del planeta.

"Blue Planet", según explica Boddeke, es un "réquiem de la mujer de Noé -interpretada por Helga Davis- que no quiere dar la oportunidad de que el ser humano continúe contaminando el planeta".

Ante esta situación, añade Boddeke, los hijos (Hendrik Aerts y Dory Sánchez) le suplican a su madre que "compre otro barco para que se puedan salvar las generaciones venideras".

En el espectáculo, tres intérpretes sobre el escenario y otros dos, Noé y Dios, se encuentran y dialogan de un modo virtual, según explica Boddeke, de un modo similar al "Second life", "plataforma en la que cada uno puede crear su propio mundo virtual".

"Noé es un personaje contaminante y débil y Joan (su mujer) tiene la característica de madre-tierra y sabe que hay que cambiar las cosas", precisa la directora holandesa, quien también ha elegido a una mujer (María Pilar Pérez Aspa) para la voz en off de Dios. "Creé mi propio Dios, con la preciosa voz de Pilar. Es un Dios muy triste", añade Boddeke.

No obstante, al final queda lugar para la esperanza cuando Joan proyecta su arco iris sobre el firmamento como prueba de su optimismo para volver a empezar. EFE