Público
Público

El fiscal mantiene la petición de 30 años para el acusado de matar a Beatriz Collado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Fiscalía mantuvo hoy en sus conclusiones definitivas su petición de 30 años de prisión para el único acusado del crimen de la joven granadina Beatriz Collado, cuyo cadáver apareció flotando el 2 de marzo de 2006 en el pantano de Cubillas, después de haber sido robada, estrangulada y violada.

La acusación particular, que ejerce el que fue novio de la chica, ha elevado de 48 a 54 su petición de cárcel, mientras que la defensa de José M.G, ejercida por el quinto abogado de oficio que se le designa al procesado, ha pedido la libre absolución o que sea condenado por violación.

El Ministerio Público ha destacado durante la exposición de sus informes la "especial brutalidad" de lo ocurrido y ha calificado de "absurda" y "estúpida" la versión del acusado, quien mantiene que no le quedó otra que violar a la joven, forzado por dos sicarios turcos con los que había incumplido un ajuste de cuentas.

Aunque el fiscal ha mantenido su relato inicial de hechos, ha apuntado que la joven, con la que se encontró casualmente, pudo ser llevada por el procesado hasta una casa que habitualmente usaba en Mengíbar (Jaén), lugar en el que la habría violado y matado para, posteriormente, trasladar su cadáver hasta el pantano de Cubillas y eliminar pruebas.

La acusación pública, que le imputa homicidio, violación, detención ilegal y robo, ha "opinado", según sus propias palabras, que ésta sería la teoría "más lógica" para explicar lo sucedido y que José M.G. habría matado a Beatriz para evitar ser reconocido posteriormente por ésta.

Durante el juicio, que en su tercera sesión en la Audiencia de Granada ha quedado visto para sentencia, el fiscal ha llegado a cuestionar la personación en el caso del que fue novio de Beatriz como acusación particular y se ha opuesto a muchas de las consideraciones plantadas por esa parte.

La abogada de esta acusación ha criticado, por su parte, la "demencial" versión dada por el acusado sobre los hechos, lo que ha considerado "un mal intento de exculparse" y de "confabular cuando se ha visto superado por la evidencia".

La letrada, que acusa a José M.G. de asesinato, violación, detención ilegal, robo, daños y tenencia ilícita de armas, ha destacado lo "desvalida y vencida" que llegó a estar el día de los hechos Beatriz, que fue estrangulada con una bufanda-braga que llevaba "sin posibilidad alguna de defensa".

Por su parte, el abogado de la defensa, que se ha dirigido expresamente a los familiares de la víctima presentes en la Sala para pedirles disculpas, ha dado "cierta verosimilitud" a la versión dada por su representado, al tiempo que ha sostenido que en el crimen de la joven pudieron influir o participar terceras personas.

José M.G., antes de que el juicio concluyera, ha ejercido su derecho a la última palabra y también ha pedido disculpas a la familia por su participación en los hechos; "No estoy orgulloso pero las cosas sucedieron así y no pude dar marcha atrás", se ha justificado.