Público
Público

El fiscal pide 17 años para el asesino confeso de Nagore

Rebaja su solicitud en tres años porque el acusado pagó 126.853 euros a la familia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José Diego Yllanes, el autor confeso de la muerte de la joven Nagore Laffage en los sanfermines de 2008, tenía 'intención de matar' a la víctima. La chica, de 20 años, estuvo expuesta a la 'más absoluta indefensión' ante su agresor, que 'no estaba bebido', concluyó ayer el fiscal superior de Navarra, Javier Muñoz, en su alegato final. 'Es un hecho violento que encaja en el Código Penal en un delito de asesinato, no un simple homicidio', añadió.

Aun así, el fiscal rebajó su petición de pena de 20 años a 17 años y 6 meses de prisión, al estimar la atenuante de 'reparación del daño' que ha efectuado el acusado a la familia Laffage, con una compensación económica de 126.853 euros.

Muñoz centró sus conclusiones en que las sucesivas pruebas han demostrado que el psiquiatra de 27 años estaba sobrio al cometer el crimen. Así, relató que la víctima no pudo escapar de casa del asesino confeso y que intentó pedir ayuda llamando al 112, aunque finalmente fue estrangulada.

La acusación particular solicitó 20 años por asesinato con alevosía

El fiscal ve probado, asimismo, que el acusado actuó con lucidez, según deduce de las imágenes grabadas por una cámara de seguridad pocas horas antes del crimen; del testimonio de las amigas de Nagore o de su 'conducta minuciosa' en el piso donde acabó con la vida de la joven. 'La mató conscientemente', sentenció. De hecho, para el Ministerio Público, su intención al cortar el dedo índice de la chica era evitar el reconocimiento del cuerpo. Recordó, en este sentido, que el psiquiatra limpió el piso y escondió el cadáver debajo de una cama con 'lucidez'.

Por su parte, la acusación particular solicitó 20 años por asesinato con alevosía o 15, en caso de no apreciarse alevosía, por homicidio con agravante de abuso de autoridad. Todas las acusaciones mantuvieron, además, la solicitud de cinco meses por profanación de cadáveres.

La defensa de Diego Yllanes, por su parte, pide siete años de prisión por un delito de homicidio con las atenuantes de reparación del daño, intoxicación etílica, confesión y arrebato o enajenación mental. El letrado expondrá hoy al jurado popular sus conclusiones finales.

Mientras, la madre de Nagore, Asun Casasola, reiteró ayer que espera 'justicia y no venganza' tras el juicio. La mujer aseguró que se da 'por satisfecha' si alguien aprende algo sobre la muerte de su hija.