Público
Público

El fiscal pide imputar a un ex alcalde del PP en la Pretoria

Solicita al juez Garzón que se encause a cinco personas más

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado al juez Baltasar Garzón que impute en el caso Pretoria a otras cinco personas, entre las que figuran el ex alcalde de San Andreu de Llavaneres (Barcelona) Víctor Ros, del PP, y al ex teniente de alcalde y concejal de Urbanismo de dicha localidad, del PSC, Antoni Jiménez, confirmaron fuentes fiscales.

El pasado 27 de octubre agentes de la Policía Judicial se personaron en el ayuntamiento de dicha localidad y solicitaron el convenio urbanístico de 2006, firmado por el anterior Gobierno municipal, que encabezaba Ros.

De hecho, tanto Ros como Jiménez fueron citados el año pasado por la Fiscalía Anticorrupción en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para declarar en relación con la firma de un convenio por el que el Consistorio adquiría una guardería privada para hacerla municipal y, a cambio, cedía cuatro parcelas para construir viviendas privadas.

En el auto dictado por Garzón el 30 de octubre se menciona que entre las operaciones investigadas figuran unas relativas a guarderías, aunque las sitúa en Santa Coloma de Gramenet, en el ámbito de actuación del entonces concejal de Urbanismo, Manuel Dobarco. El ex edil se encuentra en prisión, junto al ex alcalde de dicha localidad Bartomeu Muñoz, el ex diputado del PSC Luis García y los ex dirigentes de CiU Lluís Prenafeta y Macià Alavedra. Los otros cuatro imputados quedaron en libertad bajo fianza.

Además de ese convenio, el Consistorio de San Andreu de Llavaneres remitió otros al juez Garzón, para comprobar si contenían las irregularidades que se investigan en la causa. La resolución explicaba que la trama seguía unas pautas comunes en todos los municipios implicados.

El Ayuntamiento aprobaba un proyecto urbanístico adjudicado a una empresa del entorno de Luis García, por sus contactos con el equipo de Gobierno y con empresarios. Luego repartía las cantidades que estos le pagaban. Se modificaba el plan urbanístico y siempre se beneficiaba al adjudicatario, que vendía al constructor a un precio final mucho mayor.

La Plataforma SOS Llavaneres también denunció a Ros por la recalificación de un terreno en La Riera con el que presuntamente habría beneficiado a unos primos suyos con 24 millones de euros en plusvalías.

Las que finalmente no están en la lista de nuevos imputados que presentó el viernes Anticorrupción son las esposas de Alavedra y Prenafeta, pese a que la Guardia Civil las interrogó en esa condición.