Público
Público

La Fiscalía israelí cierra uno de los casos contra Olmert por falta de pruebas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El fiscal general del Estado de Israel, Menajem Mazuz, anunció hoy el cierre por falta de pruebas de uno de los casos de presunto tráfico de influencias que involucraban al anterior primer ministro del país, Ehud Olmert.

La decisión era esperada después de que el pasado marzo la Policía diera carpetazo a la investigación sobre las sospechas de que Olmert se había beneficiado de su cargo para comprar una vivienda en la calle Cremieux de Jerusalén por un precio muy inferior al de mercado.

Durante los tres años de pesquisas, los agentes de la brigada antifraude trataron de determinar si Olmert había impulsado como contrapartida la construcción de un proyecto inmobiliario, durante su etapa como ministro de Industria y Comercio, entre 2003 y 2006.

El caso salió a la luz en 2006 cuando el controlador del Estado, Mija Lindestrauss, aludió en un informe a la presunta relación fraudulenta entre el ex jefe de Gobierno y su esposa con un promotor inmobiliario de Jerusalén.

El pasado mes de abril, la Fiscalía decidió cerrar otro caso de tráfico de influencias contra Olmert, en esta ocasión sobre las sospechas de que había ayudado a un empresario amigo suyo, el australiano Frank Lowy, durante la privatización del Banco Leumí, uno de los principales de Israel.

Quien fuera primer ministro entre 2006 y 2009 tiene, no obstante, otros tres casos abiertos: sobre los presuntos nombramientos de allegados como cargos públicos en el Centro de Inversiones, sobre las sospechas de que presentó facturas duplicadas de viajes que efectuó al extranjero (denominado "Rishon Tours") y un presunto delito de cohecho con el empresario estadounidense Morris Talansky.

Según medios locales, Mazuz está a la espera de una audiencia para presentar contra el sospechoso los cargos de soborno y corrupción por dos de los casos, tal y como recomendó la Policía.

El año pasado, el "caso Talansky" obligó a Olmert a anunciar su dimisión y convocar elecciones primarias en su partido, el Kadima, que ganó la actual jefa de la oposición, Tzipi Livni.

La Policía sigue además investigando un sexto caso, sobre presuntos nombramientos políticos en la Autoridad de Pequeñas y Medianas Empresas.

Olmert ha sido interrogado por otros casos de presunta corrupción o cohecho durante sus etapas como alcalde de Jerusalén, y al frente del Ministerio de Industria y Comercio, pero nunca ha sido imputado.