Público
Público

La Fiscalía pedirá 15 años para "Txeroki" en su primer juicio en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El exdirigente etarra Garikoitz Aspiazu, "Txeroki", entregado temporalmente por Francia el 30 de mayo, se sentará en el banquillo por primera vez en España el próximo miércoles, en un juicio en el que el fiscal pedirá 15 años de cárcel por enviar en 2002 un paquete-bomba al presidente del Grupo Correo.

Al llegar a España, "Txeroki" ingresó en la cárcel de Navalcarnero (Madrid) y allí, según recoge hoy El País, ha hecho manifestaciones contrarias a la violencia terrorista.

El exdirigente etarra que hasta su detención en Francia en noviembre de 2008 lideraba la línea dura de ETA, considera ahora que la lucha armada "no procede". "Lo mismo que hemos estado cincuenta años con la estrategia de la lucha armada, ahora toca cambiar de estrategia, quizá por otros cincuenta años", ha reflexionado.

Por los hechos por los que será juzgado por primera vez en la Audiencia Nacional, ya fueron condenados a 15 años de cárcel en octubre del año pasado, los etarras Idoia Mendizabal y Asier Arzalluz, al comprobar que "decidieron acabar con la vida" del presidente del Grupo Correo, Enrique Ybarra, mediante el envío de un artefacto explosivo a su domicilio de Getxo (Vizcaya).

En el juicio, el fiscal Pedro Rubira sostendrá que "Txeroki" y los dos etarras ya condenados integraban el autodenominado comando "K-Olaia", en homenaje a la etarra Olaia Castresana, muerta en 2001 en Torrevieja (Alicante) al estallar la bomba que manipulaba.

Los tres, según las conclusiones provisionales del fiscal, acordaron remitir a Ybarra el paquete-bomba, cargado con unos 225 gramos de dinamita Titadyne y con un sistema trampa para que explotara cuando el destinatario lo abriese "y en su caso, produjera la muerte".

Como remitente, los terroristas colocaron una etiqueta adhesiva con el anagrama de la patronal vasca Confebask y todos los datos de su sede social, que había sido escrita, al igual que la del destinatario, con una máquina de escribir Olivetti que fue hallada en 2003 en el piso que ocupaban los tres etarras en Amorebieta.

El paquete bomba fue entregado en la empresa de mensajería "Envíos Urgentes 2002" de Bilbao y fue interceptado por la Ertzaintza en la furgoneta de reparto de esta empresa al llegar al domicilio del presidente del Grupo Correo "por la desconfianza que le generó al destinatario".

Dos agentes de la Policía autónoma desactivaron el artefacto y ETA reivindicó este atentado frustrado en el diario Gara, el 4 de abril de 2002.

Aspiazu (nacido en Bilbao el 6 de julio de 1973), inició sus actividades en la banda terrorista en el año 2000 como colaborador del "comando Ituren" y posteriormente integró el comando "K-Olaia", al que se atribuyen varios atentados perpetrados en Vizcaya entre 2001 y 2003.

"Txeroki" ya fue entregado en septiembre de 2009, también de manera temporal, para ser interrogado en relación a cinco de las veintiún causas que tiene abiertas en la Audiencia Nacional.

Entre los procesos que acumula se encuentra el atentado de la T-4 de Barajas, cometido el 30 de diciembre de 2006, así como el encargo de trasladar a Madrid una furgoneta cargada con más de 500 kilos de explosivos para cometer un atentado en el año 2004.